Home » Antiaging, Cremas » Cremas de noche: imprescindibles en el cuidado facial

Cremas de noche: imprescindibles en el cuidado facial

Las lociones faciales son parte de la rutina de belleza de cualquier mujer, en especial aquellas que ya pasaron los 30 años. Por eso es importante saber cuales son las que no le pueden faltar. Las cremas de noche contienen ingredientes nutritivos y anti-edad que estimulan la renovación celular y la elasticidad de la piel, reduciendo la apariencia de las arrugas y las líneas de expresión.

La cosmética ha demostrado que la piel es más propensa a la absorción de las cremas mientras se duerme, por lo que es clave para considerar usar las cremas restructurantes y nutritivas en ese momento.

Cremas de noche: imprescindibles en el cuidado facial

Para las cremas de noche es muy importante tener en cuenta que contengan vitaminas C, E, A, jojoba, aloe vera, miel, aceite de oliva, aceite de durazno, mantequilla de shea, aceite de rosa, jazmín, que a la vez sirven a modo de aromaterapia e inducen a la relajación. Componentes anti-edad por excelencia son: retinol, aminoácidos, antioxidantes, colágeno, ácido hialurónico, entre otros.

Entre las características más destacadas de este tipo de cremas se encuentra el de poseer activos exfoliantes que de no usarse de noche, requerirían fotoprotección, de lo contrario mancharían la piel, incluyen activos que potencian la renovación celular, y tiene una textura más suave y ligera, ya que no contiene ningún filtro ni protección solar y mejoran la función barrera de la piel, aumentando su capacidad de resistencia.

La crema de noche debe aplicarse siempre después de haber removido el maquillaje. Es recomendable usar un gel o crema de limpieza para limpiar el rostro; siempre  con movimientos circulares. Dejar que la piel se seque y aplicar la crema de noche evitando el contacto con el área de los ojos. Aplica con pequeños masajes mientras te pones la crema para estimular la piel. Y recuerda que si usas una crema de día procura que sea de la misma marca que la de noche ya que están diseñadas para trabajar mejor en forma conjunta.

¿Siempre hace falta utilizar una crema de noche? Lo cierto es que no necesariamente. Hay que mirar detenidamente tu propio rostro para saber no solo si la necesitas, si no de que tipo aplicaras. Tras el desmaquillado o la limpieza nocturna, conviene esperar diez minutos para que se reestablezca el pH de la epidermis, y así poder evaluar adecuadamente si la piel se siente tirante y, por lo tanto, si necesita hidratación extra, o si bien se siente confortable. A la mañana siguiente, hay que estudiar de nuevo la epidermis. ¿Tiene brillos, o en cambio se nota seca? Una buena prueba es tomar un pellizco grande de piel de las mejillas entre dos dedos y observar si se marcan arrugas muy finas, síntoma de deshidratación. Luego se puede pasar a un periodo de pruebas y descartes para ver que crema es la que mejor te sienta.




Ver mas notas sobre Antiaging, Cremas

Otras notas que pueden interesarte:

Concentrado Skin Ergetic de Biotherm para pieles cansadas
Primeras arrugas: tratamientos caseros y naturales para atenuarlas
¿Estas pensando en ponerte Botox? Aquí aclaramos todas tus dudas

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Cremas de noche: imprescindibles en el cuidado facial

No utilices este medio para hacer spam, gracias!