Home » Antiaging, Tratamientos de Belleza » Las múltiples soluciones y aplicaciones del bótox

Las múltiples soluciones y aplicaciones del bótox

La toxina botulínica actúa a nivel muscular, es decir que aplicada a la medicina produce un efecto relajante, el cual es el aprovechado en el mundo de la belleza y la cosmética. Los usos del bótox son diversos, y aunque se centran en el tratamiento de arrugas del rostro, en la actualidad se investigan decenas de posibles aplicaciones, entre ellas los problemas de calvicie, y el mal de Párkinson. Así, en tanto los laboratorios ponen a prueba sus teorías, la toxina botulínica reafirma su presencia en el ámbito de la oftalmología, los problemas glandulares y la estética.

Las múltiples soluciones y aplicaciones del bótox

La toxina botulínica es, como su nombre lo indica, una sustancia venenosa. De hecho, fue como arma química que hizo su aparición en los laboratorios, laboratorios militares, especialmente del partido nazi. De todos modos, la cantidad de toxina requerida en los tratamientos medicinales o estéticos en mínima, e incapaz de tener otro efecto que el de quitar tensiones musculares.

Usos comprobados de la toxina botulínica

El bótox se aplica mediante microinyecciones dirigidas específicamente al área a tratar, ya sea para reducir arrugas en la frente, zona lateral de los ojos o mentón. Cada tratamiento, es decir, cada aplicación, tiene una eficacia que va de los cuatro a los seis meses, que es el tiempo en que la toxina permanece en el cuerpo.

  • Glándulas sudoríparas: el bótox aplicado a estas glándulas puede reducir los problemas de exceso de sudoración, tanto en pies, axilas o manos.
  • Dolor de espalda: al ser relajante muscular, el bótox se ha convertido en una solución para muchas personas con dolores en la zona baja de la espalda.
  • Arrugas: al disminuir la contracción muscular, las microinyecciones de bótox favorecen la desaparición temporal de las arrugas del rostro. En este sentido, también ha comenzado a usárselo en el cuello y la mandíbula, así como en las arrugas que se forman en los laterales de la nariz.
  • Uso oftalmológico: de hecho, es gracias al uso en problemas de estrabismo en la década del ’70, como se descubrió su acción rejuvenecedora. En la actualidad se lo continúa aplicando a la solución a problemas en los músculos oculares.

Usos no comprobados del bótox

Los tratamientos temporales con toxina botulínica (son temporales ya que pasado un período no muy extenso las inyecciones deben repetirse para mantener los resultados vigentes), están siendo investigados en diversos campos médicos.

Solución a la calvicie: en teoría, la aplicación de bótox podría estimular la actividad de los folículos capilares responsables del crecimiento del cabello.

Mal de Parkinson: los espasmos musculares y los movimientos involuntarios producto de esta enfermedad, podrían ser disminuidos considerablemente mediante el uso de bótox, al igual que otros padecimientos como la parálisis cerebral y la esclerosis múltiple.

En definitiva, a partir de los ’70, la toxina botulínica, arma de destrucción masiva en potencia pasó a ser una aliada contra el envejecimiento de miles de mujeres y hombres de todo el mundo, y una esperanza en el alivio de problemáticas que requieren tratamientos musculares profundos.




Ver mas notas sobre Antiaging, Tratamientos de Belleza

Otras notas que pueden interesarte:

El poder regenerador de la ozonoterapia
Osteoporosis, el enemigo silencioso
Carboxiterapia para combatir la celulitis

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Las múltiples soluciones y aplicaciones del bótox

No utilices este medio para hacer spam, gracias!