Home » Belleza » La belleza en libertad de estereotipos

La belleza en libertad de estereotipos

Los modelos nos modelan, son las primeras impresiones que tenemos del mundo, de las personas e indefectiblemente la construcción que haremos de nosotras.

La Identidad se construye mediante una figura externa. Espejo que nos devuelve una mirada.  Fíjate en que espejo te estás mirando, si te lo proporcionan o buscas tu propio reflejo. Si lo que ves eres tu propia belleza o los dones de los demás.

La belleza en libertad de estereotipos

estereotipo de belleza

Mira que lo que consumes y que parámetros sociales te brinda aquello a lo que aspiras. Ten en cuenta si te incluye o te excluye, si limita o te expande, si suma o resta. A veces lo que eliges puede ser tu propia tumba, porque  puede oponerse a vos misma. Mira, pero no dejes de mirarte y de reconocerte.

Empresas de la industria de la belleza apuntan a un rango social que tiene más capacidad de consumo. Es por ello que esto se traduce a los maniquíes que nos venden. Ellos, los maniquíes son objetos estandarizados, hechos por una máquina, aunque a veces se parezcan mucho a los seres. Y me pregunto si las revistas de belleza no venden esta ilusión al alcance de tu mano, o mejor dicho de unas cuantas cirugías.

En cuanto a los maniquíes propiamente dichos, quienes se ocupan de ellos dicen:

“Nosotros preferiríamos, sin embargo, que todos los maniquíes que ahora tenemos en los almacenes de Nueva York dieran la impresión de ser buenas chicas”, dice una fabricante de maniquíes, Mary Brosnan, en su fábrica de Long Island, que más parece un campo nudista. “No nos importa su moralidad, pero sí queremos que parezcan bien educadas”.

“Los maniquíes en Italia deben ser hoscos y deschavetados”, dice Tom Ellery, un inglés experto en vitrinas que trabaja para Saks. “En Francia parecen prostitutas. En Inglaterra tienen cuerpos gruesos y carecen de refinamiento. Pero desde que estoy en Estados Unidos finalmente aprendí a considerar a los maniquíes como algo más que colgaderos de ropa. Aquí les meten realismo. Hasta me han asustado. A ciertas horas de la noche, cuando estoy en la vitrina y un poco cansado, tal vez los toco por accidente o ellos me tocan y pienso que son reales. Otras veces les hablo. Cuando visto a alguno, a lo mejor le digo: ‘Hoy te ves muy bella’ o ‘perdón, pero en esta ocasión tendré que usar a otra’ ”.

El marketing, para que funcione como tal, se aleja del rango medio y eleva al arquetipo de belleza a un lugar irreal. Así es como sucede, para que compres aquellos productos que te permitirán acceder a ese “ideal” femenino de empoderamiento y belleza… ¡mentira!

La búsqueda de belleza representa la necesidad de poseer algo muy primario… sentirse deseada y en última instancia amada. Me surge la pregunta: ¿Si eres distinta no eres amada? Si eres aceptada por el principio de autoridad ¿obtienes el tan preciado regalo de amor y aceptación? Si eres parte de… no eres excluida, no estarás sola, no morirás abandonada. Supervivencia pura.

La pregunta es: todavía eres una niña que no puede sobrevivir por si misma? La respuesta a veces es sí. A veces las mujeres no accedemos más que a un traspaso de dependencias porque socialmente no hemos participado o no nos hemos nutrido de herramientas y conocimientos para generar nuestro propio sustento. Otras muchas veces nos han inculcado que pertenecemos a una realidad social o estrato en la que no estamos preparadas para autoabastecernos. Una discordancia. Una princesa que no puede proveerse su propio reino.

El punto de escape, el punto de una posible evolución a este encierro es: Pensar y generar la autoestima a partir de otro lugar, no desde la belleza externa sino de lo que podemos generar para nosotras mismas y para los demás. Ese es el secreto que no nos han contado, nos han machacado tantas veces los aspectos físicos y externos como un gran don que no hemos reparado en mirar hacia adentro, nuestros dones internos.

Desde esa perspectiva externa, de la moda estandarizada las posibilidades de pertenecer se asocian a la “necesidad” de reforma constante, solo podemos acudir a la autodestrucción por ausencia de aceptación. Podrán manifestarse en diferentes síntomas, los más comunes como bulimia, anorexia o vigorexia. También algunos más difusos y menos difundidos pero igualmente molestos como: construir una identidad en base a nuestro cuerpo y gastar nuestro tiempo en actividades que no nutren a nuestra verdadera esencia personal, actividades que nos mantienen subdesarrolladas en un mundo abundante de spinings, maquillajes y cremas, en ausencia de pianos y pinturas, de letras y danzas.

Se ha perdido el placer de crear, mejor dicho lo hemos olvidado porque de alguna manera nuestra niña no ha encontrado la atención necesaria en ese aspecto. Así es como empezamos a dejar de mirar hacia adentro y de cultivar la belleza interna.

Generalmente me encanta cerrar las notas con algunas conclusiones, certezas de qué caminos tomar o como utilizar la información o las realidades… Mostrar un pedacito de metamorfosis. Esta vez lo dejare al azar de la lectora… la dejaré en ese lugar intermedio, de elección, en donde no sabemos si seguir por la misma brecha tomar el arduo trabajo o desmalezar para asfaltar un nuevo y propio sendero de imagen, autoestima e identidad.




Ver mas notas sobre Belleza

Otras notas que pueden interesarte:

Consejos básicos para el cuidado del pelo graso
Codos suaves: cómo cuidar, aclarar e hidratar esta zona de la piel
Uñas fuertes, alimentos que las benefician

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en La belleza en libertad de estereotipos

No utilices este medio para hacer spam, gracias!