Home » Cabello, Piel, Recetas y Productos Naturales » El poder reparador de las ceramidas en el aceite de jojoba

El poder reparador de las ceramidas en el aceite de jojoba

El aceite de jojoba es un producto natural de consistencia espesa procedente de una planta o arbusto oriundo de los desiertos del norte de México y sur de Norteamérica. Las propiedades de la jojoba están en sus semillas, en las que se acumula una altísima concentración de ceramidas (casi un 100%). Sus beneficios eran conocidos ya por los aztecas, que utilizaban la jojoba para contrarrestar los daños provocados por el implacable sol del desierto de Sonora, Arizona y California.

Los Aztecas otorgaban cualidades mágicas a las semillas de jojoba. Cuando se las prensa en frío, se extrae de ellas una especie de cera o pasta líquida que, entre sus varios usos, sirve para mejorar la salud de la piel y el cabello.

El poder reparador de las ceramidas en el aceite de jojoba

Beneficios del aceite de jojoba para la piel

Las ceramidas cumplen la función de mantener la piel hidratada, formando una película protectora que une las células de la epidermis y les otorga resistencia. Además, las ceramidas impiden que las demás propiedades del aceite de jojoba se oxiden o deterioren por factores externos. De modo que aplicando aceite de jojoba directamente sobre la piel del cuerpo y del rostro, o usando productos que contengan aceite de jojoba, estaremos logrando:

  • Humectar la piel: previniendo arrugas y líneas de expresión.
  • Hidratar: especialmente las pieles secas y las pieles maduras, que necesitan ayuda extra para mantener los niveles de agua.
  • Suavizar y dar tonicidad a la piel: ya que favorece el regeneramiento celular.
  • Oxigenar la piel: a partir de la regulación de las glándulas sudoríparas.
  • Proteger la piel del frío y del sol y prevenir estrías.
  • Se recomienda el aceite de jojoba en pieles secas, en casos de acné, puntos negros, barros, gratitud, seborrea, descamación y espinillas.

Beneficios del aceite de jojoba para el cabello

Gracias a sus composición, el aceite de jojoba irrumpe en el folículo capilar y se mezcla con la grasa o sebum allí existente. Este sebum es el que, acumulado en exceso, impide el libre desarrollo del cabello. Así, por su efecto regulador, el aceite de jojoba disuelve ese exceso de grasa y facilita el crecimiento saludable del pelo.

Además de oxigenar el cuero cabelludo, el aceite de jojoba regenera las células capilares a partir de su contenido en ácido linoléico. El uso de shampú y demás productos cosméticos con este aceite posibilita obtener:

  • Cabello hidratado, mucho más abundante y fuerte.
  • Elimina la caspa y la seborrea.
  • Brinda un pelo brillante y sedoso.

En conclusión, el aceite de jojoba es un riquísimo producto que no por nada es llamado “el oro líquido de Sonora”. Además de ceramidas, posee Vitamina E y Ácido linoléico. Los modos de uso incluyen mascarillas, baños de inmersión, masajes o ungüentos. Por su agradable textura, es óptimo para aplicar en la piel antes de ir a la cama: con el aceite de jojoba, tu piel amanecerá plena de suavidad y tersura.




Ver mas notas sobre Cabello, Piel, Recetas y Productos Naturales

Otras notas que pueden interesarte:

Cuatro aceites para un pelo perfecto con Kérastase
Rosa de Jamaica o hibisco: una flor con múltiples poderes medicinales
Nuez de la India para adelgazar, los peligros de su uso

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en El poder reparador de las ceramidas en el aceite de jojoba

No utilices este medio para hacer spam, gracias!