Home » Cirugía Estética, Psicología » Adicción a la cirugía estetica: la perfección enfermiza

Adicción a la cirugía estetica: la perfección enfermiza

No hay nada de malo en el hecho de querer estar bellas y buscar la forma de conseguirlo, siempre y cuando esta actividad se mantenga dentro de los límites de la normalidad. Lo que lejos está de ser saludable es la creencia de que la belleza es una obligación.

Actualmente el auge que tienen las cirugías y tratamientos estéticos está preocupando a los especialistas que notan una creciente adicción a los mismos. Muchas son las mujeres que se sienten obligadas a pasar por las manos del cirujano para realizarse una exagerada cantidad de tratamientos.

Adicción a la cirugía estetica: la perfección enfermiza

Quienes padecen de este desorden no tienen límite alguno, se hacen retoques realmente inútiles, vuelven a corregir partes de su cuerpo ya que se han operado y hasta buscan los procedimientos más extremos para conseguir la imagen corporal que desean, algo que obviamente nunca van a conseguir porque ese ideal es imposible, así como su conformidad con ellas mismas.

Muchas de estas mujeres, y en menor medida hombres, llegan a desconfiar y desprejuiciar a los especialistas que les recomiendan no realizarse más intervenciones y terminan acudiendo a profesionales faltos de ética que por dinero les operan las veces que quieren.

La mayoría de las personas adictas a las cirugías y tratamientos estéticos son mujeres que tienen entre 40 y 60 años de edad, cuando consultan con el especialista no tienen mucha idea de lo que quieren hacerse porque consideran que todo en su persona se debe de mejorar y no toman en serio los riesgos que implica cualquier tipo de intervención.

Son mujeres que suelen sentirse inferiores a las más jóvenes y entran en competencia con ellas negándose a aceptar el paso del tiempo, lo que como consecuencia las termina enredando en una espiral viciosa de tratamientos plásticos y estéticos de la que no pueden salir. Por ejemplo operan su nariz y al poco tiempo de esto acuden con el especialista para retocarla una vez más, por tanto comienzan a peregrinar por los consultorios buscando profesionales que accedan a sus pedidos descabellados.

Las personas adictas a las cirugías no tienen límites, es por ello que exigen resultados desmedidos que llegan a ser grotescos y nada naturales, con los que en lugar de estar mejor, arruinan considerablemente su figura y rostro.

Muchas de ellas con tal de realizarse los tratamientos que desean, acuden a clínicas más “económicas” pero que no cuentan con las condiciones de salubridad idóneas o con personal especializado, así como tampoco respetan los tiempos de recuperación y se someten a múltiples intervenciones de una vez.

Las cirugías pueden llegar a solucionar o mejorar alteraciones estéticas, pero lejos se encuentran de resolver problemas laborales y emocionales. Los pacientes pueden solicitar más de una intervención, por ello está en el medico el poner límites y no convertirse en un cómplice de esta adicción.

Lo recomendable, pero que no se ha implementado, es que cada persona se someta a una consulta psicológica antes de poder acceder a una cirugía estética con tal de poder controlar la situación y poner fin a los excesos que se están produciendo. Quienes son adictos a las cirugías poseen una desvalorización muy grande de su persona, a tal punto de poner en riesgo la propia vida y perder sus rasgos con tal de parecerse a tal o cual famosa que consideran “perfecta”.




Ver mas notas sobre Cirugía Estética, Psicología

Otras notas que pueden interesarte:

Los beneficios de llorar: el llanto como terapia
Mastopexia, elevación de senos
Cirugía reparadora tras grandes pérdidas de peso

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Adicción a la cirugía estetica: la perfección enfermiza

No utilices este medio para hacer spam, gracias!