Home » Cosméticos » Cosmética orgánica: belleza y equilibrio

Cosmética orgánica: belleza y equilibrio

¿Quién lee cuáles son los ingredientes de los cosméticos industriales? Bueno, la verdad es que desde que se conocen los perjuicios que algunos químicos provocan en la piel y en el cuerpo a corto, mediano o largo plazo, cada vez más mujeres lo hacen. Esta nueva actitud selectiva hacia la oferta del mercado se puede resumir bajo el lema Consumo responsable, actitud que busca no sólo la verdadera belleza, ya que los químicos arruinan la piel, sino también el equilibrio ecológico y la salud del medioambiente.

Cosmética orgánica: belleza y equilibrio

La aplicación de sustancias sintéticas a la cosmética incluye perfumes, cremas y maquillaje. Todos productos que nos aplicamos sobre la piel sin tener en cuenta que los tejidos cutáneos absorben y llevan esas sustancias a la sangre.

La cosmética orgánica y el equilibrio ambiental

Por empezar, la cosmética orgánica protege el medio ambiente. Es decir que su elaboración no participa ni de excavaciones petrolíferas, ni mineras, ni se experimenta con animales para comprobar el grado de tolerancia de los seres vivos hacia los químicos.

En segundo lugar, si comenzamos a adquirir cosméticos 100% orgánicos estaremos seguras de no estar incorporando en nuestro cuerpo plomo, parabeno, conservantes, sulfato de sodio, parafina, silicona, gelificantes y bactericidas.

Como consumidoras, debemos acostumbrarnos a llevar la lupa en la cartera. De todos modos, no es preciso memorizar cada uno de los componentes dañinos, en tanto encontremos alguno de los sellos institucionales que avalen la calidad del producto en cuestión. Las siglas del USDA corresponden a la fiscalización norteamericana e implican que el cosmético tiene un 95% de ingredientes orgánicos. El aval BDIH es europeo y certifica que el producto está libre de compuestos sintéticos.

Las estrategias de los cosméticos sintéticos

Las soluciones que pueden aportar los cosméticos químicos para mejorar el aspecto de la piel son tan pasajeros como el placer ficticio que da un cigarrillo. Por ejemplo, aquellas cremas anti-age que hacen “desaparecer las arrugas”, en realidad sólo hinchan la piel. Si el producto deja de aplicarse, la piel estirada cae y nos vemos peor que antes.

Las fragancias, las texturas, los colores tan espectaculares de algunos labiales y algunas cremas, son logradas en laboratorios mediante químicos como el sulfato de sodio, aplicado en productos de limpieza y capaz de afectar el sistema inmune; el parabeno (o metilparabeno), conservante que podría afectar el funcionamiento hormonal; el BHA y el BHT, antioxidantes que reaccionan contra el sistema inmunológico.

Beneficios de la cosmética orgánica

Sus ingredientes son de origen natural, como los extractos vegetales, y aceites sin conservantes. Los procesos de elaboración contemplan productos libres de químicos desde el cultivo y la cosecha, hasta la conservación. Es decir, que para ser orgánico, el cosmético debe certificar que por lo menos el 95% de las materias primas se obtuvieron de forma natural.

El cuidado que nos proporcionamos es real, ya que no estamos exponiéndonos a reacciones alérgicas, ni a acostumbramientos, ni a envenenamientos de ninguna índole. Por lo tanto, la belleza adquirida será duradera y sana.

Los más populares son los cosméticos hechos a base de derivados de las abejas, como el polen, la jalea real y la miel, la cual se aplica a numerosos usos con resultados humectantes profundos. Otras de las materias primas eficaces son el aloe vera y el aceite de oliva.




Ver mas notas sobre Cosméticos

Otras notas que pueden interesarte:

Cómo es la cirugía de párpados o blefaroplastia
Cosmética para pies suaves y descansados
Maquillaje a base de aceite de oliva virgen

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Cosmética orgánica: belleza y equilibrio

No utilices este medio para hacer spam, gracias!