Home » Deportes, Embarazo y Maternidad, Salud Integral » La actividad física durante el embarazo

La actividad física durante el embarazo

Una rutina leve de ejercicios durante el embarazo no sólo ayuda a mantener el peso, sino a mejorar la circulación de sangre en el cuerpo, a aprender a controlar y relajar los músculos, a disminuir el estrés, a estar lindas, y, lo que es más interesante, favorece la recuperación física después del parto. Si ya veníamos ejercitándonos, y siempre y cuando nos sintamos cómodas, con sólo ajustar la rutina a nuestra nueva condición, podemos seguirla. Si, por el contrario, decidimos que este es el mejor momento para comenzar a hacer ejercicio, consultemos a nuestro médico para que nos oriente en la actividad.

ejercicio y embarazoDurante el ejercicio, es importante usar ropa cómoda y no ejecutar movimientos bruscos o violentos. No se debe hacer actividad aeróbica que nos fatigue excesivamente tampoco. Especialmente durante el primer trimestre, es importante empezar con ejercicios de relajación. Y nunca haremos movimientos que nos causen dolor o falta de aire. El objetivo de la actividad física en este momento de nuestras vidas es preparar nuestro cuerpo para la llegada de nuestro bebé, no entrenarlo de forma extrema.

La actividad física durante el embarazo

Como nuestro cuerpo irá cambiando y el peso se distribuirá de distinta forma, los mejores ejercicios son los que no requieren que el cuerpo sostenga peso adicional al que ya se suma por nuestra condición. Entonces, por ejemplo, nadar y montar en una bicicleta estática son buenas opciones.

Siguiendo con el crecimiento de nuestra panza, a partir del segundo trimestre es mejor no hacer ejercicios acostadas de espalda, ya que el peso del bebé puede interferir con la circulación sanguínea. También debemos evitar períodos largos estando de pie.

Otras recomendaciones son mantener una postura correcta (inclinando la pelvis y enderezando la espalda); evitar saltos; no arquear la espalda; no levantar los pies sobre las caderas; no hacer abdominales; y elongar siempre, antes y después de ejercitarnos. Por otro lado, debemos ir reduciendo la rutina de ejercicios a medida que el embarazo avance, ya que nos sentiremos cansadas más pronto por la energía que se consume con el aumento de peso. También, no es aconsejable realizar ejercicios que apelen al balance o la coordinación, ya que el equilibrio de nuestro cuerpo estará cambiado su centro.

Paralelamente, asegurémonos de tomar mucho líquido, aún sin tener sed, y de seguir una dieta balanceada. De más está decir que ante cualquier dolor o pérdida de sangre debe detenerse la rutina y acudir al médico. Y siempre, antes de comenzar una rutina, también le consultaremos para que nos recomiende la mejor para nuestro caso. Es aconsejable empezar con actividades suaves, como simples caminatas.

Informe de gimnasia para embarazadas:

Por María del Mar

FUENTES: http://familydoctor.org, www.bebes.sutterhealth.org




Ver mas notas sobre Deportes, Embarazo y Maternidad, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

5 Tratamientos desintoxicantes para renovarse desde dentro
Consejos para que la cicatriz de la cesárea quede bien
Corsés y fajas para hacer ejercicio y marcar la cintura, nueva y desfavorable moda

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

1 Comentario»

  • […] –    Dieta y ejercicio: debemos mantener una dieta variada y balanceada para no aumentar más peso del necesario y darle al bebé todo lo que necesita. En cuanto al ejercicio, simplemente necesitamos alterar nuestra rutina dejando de lado aquellos ejercicios de alto impacto o que requieran movimientos muy bruscos. Consultarlo con nuestro médico es el mejor comienzo. Más detalles sobre la alimentación y el ejercicio durante el embarazo en artículos anteriores. […]

    Thumb up 0 Thumb down 0

Deja tu comentario en La actividad física durante el embarazo

No utilices este medio para hacer spam, gracias!