Home » Embarazo y Maternidad » El nido vacío: cómo superarlo entre padres e hijos

El nido vacío: cómo superarlo entre padres e hijos

Las parejas que comienzan a quedarse solas porque sus hijos dejan el hogar familiar al independizarse comienzan a sufrir una crisis que los psicólogos llaman “síndrome del nido vacío”. Allí es cuando la pareja debe volver a encontrarse y asumir un nuevo rol que muchas veces es difícil de descubrir y de parte de los hijos también se genera un efecto de no querer dejar este nido para hacer su propio camino. ¿Cuales son las razones para que exista esta situación que no deja evolucionar a unos y a otros?. La respuesta a esta pregunta es amplia, pero tiene algunas razones que exponemos más adelante y sirven como guía para enfrentar este proceso tan común de la vida de todas las familias.

 sindrome del nido vacio

El nido vacío: cómo superarlo entre padres e hijos

El 30º Congreso Latinoamericano de Psicoanalisis desarrollado en la Ciudad de Buenos Aires el pasado mes, arrojó conclusiones interesantes sobre una problemática que surge cuando llega el momento del despegue entre padres e hijos que tienen que independizarse unos de otros. Uno de los tantos temas que se trata en las terapias individuales, de pareja y familiar tiene que ver con la negativa a dejar el “nido” por parte de hijos grandes y a su vez el mismo comportamiento que se revela en los padres que no conciben un nuevo estilo de vida otra vez en pareja de a dos.

El Psicoanalista Lic. Enrique M. Novelli, advierte sobre esta situación y explica cuales son las posibles causas, el rol de los actores y la presión social que existe al plantear este problema que aqueja a muchas familias.

La estructura familiar se genera desde la pareja, un matrimonio pasa a ser familia no sólo cuando engendra hijos sino cuando adopta funciones parentales. Y una de esas funciones que asume es la de preparar al hijo para ser autónomo en la vida. Esas funciones se cumplen mediante roles (alimentación, cuidados, educación etc.) pero llegado un momento los padres deben motivar a que los hijos las cubran por sí mismos. Esto implica un desafío al acostumbrarse a lo nuevo que vendrá y un doble crecimiento, el del hijo y el de los padres.

El papel de los hijos

Es importante entonces cuando llega la madurez soltarles la mano a los hijos para que puedan recorrer (eligiendo por sí mismos) sus propios caminos hasta generar su propia familia. Y aquí mismo es donde se produce un quiebre de la relación natural que debe darse porque hay hijos que no pueden independizarse de su familia. Se trata de personas mayores a los 30 años, que según los psicoanalistas presentan un factor común que se reconoce como dependencia. Y aunque los hijos quieren salirse de la casa porque se sienten molestos e irritables con los padres, sienten que no pueden dejarlos.

nido vacio

 

La respuesta de los profesionales

Ante la situación planteada, el psicoanalista plantea algunas claves para entender este fenómeno cada vez más común.

  • Si bien existen factores sociales y culturales que inciden en esta falta de despego, tienen un valor relativo pues a pesar de que son generales y abarcativos para toda la sociedad, no todos los hijos quedan atrapados en la estructura familiar primaria. Algo más determinante está en juego en aquellos casos de dependencia parental.
  • La concepción popular los rotula de cómodos irresponsables y muchas veces se los caracteriza con apelativos desvalorizantes y/o denigratorios.
  • Pero esos hijos están bajo los efectos de poderosos conflictos que determinan su dependencia a las figuras parentales y si bien quieren, no pueden despegarse de ellas.
  • Entonces hay que pensar en una complementariedad. Porque el conflicto de los hijos remolones a dejar el nido es interdependiente con alguna conflictiva relación de los padres que también quieren pero no pueden soltarle la mano al hijo.

La visión desde los padres

No toda la responsabilidad recae en el hijo que no abandona el hogar, sino que sus progenitores también llevan consigo una carga que no les permite dejar que hagan su propio camino en libertad. Los conflictos intrapsíquicos de cada uno de los padres se reflejan en el interjuego de roles que deben desarrollar en el seno de la familia, entonces se promueve así una determinada disfunción parental cuyos efectos recaen directamente sobre la personalidad del hijo y sus posibilidades de vivir autónomamente con libertad en relación a los otros. También la concepción popular es lapidaria aquí porque asume que los padres o las familias hicieron algo mal. Se parte presuponiendo un criterio moral o ético que no reconoce las profundas determinaciones de lo inconsciente y nos lleva a creer que se puede modificar esa dependencia mediante métodos drásticos o correctivos.

 nido vacio 3

Tratar el problema

Antes de hacer juicios morales sobre el comportamiento de unos u otros actores, siempre hay que partir de la base de que los padres en general tienden a hacer lo que creen que es mejor para sus hijos aunque desde lo fáctico no resulte adecuado y esto puede generar ese conflicto de dificultad para abandonar el “nido”. Entonces aquí el único camino es el diálogo. Debe ser franco, abierto y sostenido (pues no alcanza una sola vez o algunas pocas) con charlas entre padres e hijos en las que se señalan las dificultades preocupaciones y sentimientos de cada uno de los participantes acerca del aparente problema (la dependencia filial). Así se permitirá ir abriendo en el seno de la familia senderos discursivos que quizá nunca antes pudieron ser transitados.

Pero muchas veces esto no es posible o sucede que los intentos de conversación familiar no alcanzan y no se pueden llevar a cabo por distintas razones. Entonces en lugar de mejorar el clima familiar lo empeora y no deja ver resultados. Ahí es cuando es imprescindible buscar ayuda con algún psicoterapeuta que sea mediador entre las partes. Esa ayuda tratará de rastrear la compleja red de conflictos que se entrama y actúa como condición para la dependencia.

terapia

Fuente: Lic. Enrique M. Novelli, Psicoanalista -MN:3023 Te: 4804-4764 /46411472/ 1533070166 .Coautor del Libro “Enigmas de la Sexualidad” y “Mascaras del Superyo ” [email protected]




Ver mas notas sobre Embarazo y Maternidad

Otras notas que pueden interesarte:

Depresión posparto: entiéndete para superarla
Mastitis, prevención y tratamiento
Quistes de ovarios

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en El nido vacío: cómo superarlo entre padres e hijos

No utilices este medio para hacer spam, gracias!