Home » Estilo de vida » El derecho a la propia identidad de género e incluso a desarmar normativas sociales limitantes para tu identidad

El derecho a la propia identidad de género e incluso a desarmar normativas sociales limitantes para tu identidad

La gran intriga cuando una mujer está embarazada es determinar el sexo del bebe. De esta forma comenzamos a construir una identidad a esta personita por venir: será niña o varoncito? El bebe nace y ya tenemos preparado para él o ella una determinada ropa, con determinados colores y diseños. Le damos un nombre y la elección, no hace a la excepción, siempre en torno a su diferenciación sexual.

identidad de genero 2

El derecho a la propia identidad de género e incluso a desarmar normativas sociales limitantes para tu identidad

Desde la cuna, desde la inconsciencia, ya nos construyeron parte de nuestra identidad y claro, no lo hemos elegido! El problema no es solo esto, porque la posición social y la nacionalidad muchas veces forjaran parte de nuestra identidad… pero nadie nos prohibirá ni juzgará cuando seamos adultos vivir en otro país o acceder a diferentes realidades económicas. En cuanto al sexo si, se nos penalizará tanto legalmente (en ciertos países no se permite el cambio de identidad legal), psicoemocionalmente, como socialmente… los otros pujarán porque conservemos nuestro lugar e identidad de género.  La religión y el estado son los principales promotores de esta dictadura de género, las autoridades legitiman infiernos e imposiciones legales para encerrarnos no solo en una identidad de género sino también algo mucho mayor, no olvidemos que cada género tiene un rol social determinado, normativo y estereotipado (la mujer en la casa, el hombre en el trabajo). La imposición y el maltrato a quien no se ajusta a la normativa sexual sigue perpetuándose hasta hoy comúnmente en forma de bulling, manipulación psicológica, exclusión, maltrato y/o discriminación; pero volviendo en el tiempo, podemos comprobar que la homosexualidad hace algunas décadas era ilegal, el estado lo penaba con cárcel, trabajos insalubres y hasta con la muerte.  No existe “pero” que legitime un trato inhumano o diferente por cuestiones de identidad; después de todo la identidad es una cualidad que le corresponde desarrollar a cada persona, consecuentemente con lo que siente y con una realidad contextual que a veces si ni quiera es electiva. Si vamos a penalizar  a los demás en cuanto a parámetros establecidos continuamos deshumanizándonos porque estamos ejerciendo un trato prejuicioso, inconsciente e injurioso. Tomarnos de parámetro no es consecuente con la realidad del otro, es mero narcisismo. Tomar de parámetro a una autoridad que nos sometió es reproducir inconscientemente un mecanismo comportamental que nos mantiene presos, sin opción a construir sobre nuestras propias bases. Un ejemplo muy común es exigir a otros que se comporten o expresen de una manera “adecuada” a su sexo, sin importar la riqueza o subjetividad de tal o cual manifestación. La gente normada se siente fácilmente ofendida cuando ve que otro se escapa a dichas normas, aún cuando su comportamiento no implique ni dañe a nadie más.

identidad de genero

El exceso de la mirada en la diferenciación o mejor dicho, el acento en la diferenciación sexual termina por crear una fractura entre esas identidades de género (hombre-mujer), normadas y negadas de pluralidad y diversidad. No es difícil escuchar referirse a un conglomerado y atribuirle comportamientos y atributos por ser gay, hetero, bi, les, trans, hombre o mujer. Estamos en una sociedad sexocéntrica, normada y heteropatriarcal.. y me pregunto si alguna vez podremos trascendernos como individuos sexuales, si bien la sexualidad es parte integrante de la identidad eso no determina nuestro lugar en la sociedad para sitios que no tienen que ver con una connotación sexual. Son ejemplos muy comunes la discriminación por géneros de puestos de trabajo, de profesiones, vocación, de roles dentro de la familia; en detrimento de las habilidades reales más elevadas de cada persona.

Estamos parados en una realidad en la que nos cuenta por un lado darle forma y significado a la virtud interna, desconocemos si alguien es empático, justo, intuitivo, creativo, etc. pero si tenemos claro de que sexo es, a que genero pertenece, que orientación o comportamiento sexual tiene… entonces ciegos decimos: el es hombre, ella es mujer, es gay, es trans y ahí cercamos su identidad.

Cuando la identidad sexual no tiene que ver con el género de nacimiento se produce un choque entre la identidad interna y la identidad impuesta. Esa consciencia de nosotros mismos y la diferenciación a la normativa social nos conduce a la exclusión, injusto y triste ¿no?. Es mucho más fácil rotular al excluido de inadecuado que rever si los valores que le exigimos tienen realmente un sentido moral y más difícil aún es desconstruir las cárceles sociales; pero no esas para criminales, sino las que no se ven, aquellas en donde los carceleros somos los mismos ciudadanos contra otros ciudadanos.

genero diversidad

Más allá de las falsas morales en las que vivimos no podemos dejar afuera al sistema político-económico en el que vivimos. El capitalismo patriarcal está conformado jerárquicamente, piramidalmente y centrado en la producción y comercialización de bienes y servicios… hasta el punto en que nosotros mismos perdemos nuestra identidad para transformarnos en herramientas constructoras de objetos o servicios, incluso nosotros mismos podemos ser mercancía.  Poco queda de las necesidades internas o de las virtudes personales que desarrollamos en la infancia… ellas quedaron definidas de forma difusa incluso sin siquiera nombre, para ser reemplazadas por matemáticas, biologías o técnicas utilitarias… todo en pos de la “evolución humana” y del aporte al sistema. Todos de alguna forma tenemos conocimiento de que las nuevas publicidades están llenas de clichés de género, de banalización del razonamiento, objetificación de la mujer e incluso del hombre… el sexo vende. Nadie quiere que pienses, que seas y menos que descontruyas siendo diferente, pero sí que consumas a montones.

No eres solo un genital, no solo somos consciencia instintiva animal, somos más que ello… sería un buen momento para trascender el sexo y humanizarnos.




Ver mas notas sobre Estilo de vida

Otras notas que pueden interesarte:

Cómo vestir para ir al trabajo
Maquillaje: cómo ser una chica Pin up
Acroyoga: nueva disciplina para desbloquear miedos

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en El derecho a la propia identidad de género e incluso a desarmar normativas sociales limitantes para tu identidad

No utilices este medio para hacer spam, gracias!