Home » Estilo de vida » Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (I)

Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (I)

Actualmente, la ciencia y la psicología comenzaron a implementar técnicas de meditación para ayudar pacientes con altos grados de estrés y ansiedad. Se ha comprobado que el proceso que se lleva a cabo en el cerebro al meditar resulta extraordinariamente benéfico para la actividad neuronal: las sensaciones negativas se reducen y se potencian la memoria, el razonamiento, y el buen humor.

Es que muchos de los problemas de la vida diaria, como la depresión, el estrés, los enfrentamientos absurdos, los disgustos y la “mala sangre”, pueden reducirse o hasta disolverse, si logramos conectarnos, en esos momentos, con un estado de conciencia alternativo, que nos cambie la perspectiva de las cosas y nos lleve a una nueva valoración de nosotros mismos y de los otros.

Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (I)

Proponemos acercarnos, mediante algunos enfoques básicos, a la práctica de la meditación. El objetivo es conocer más sobre un recurso muy poco explorado que ofrece múltiples respuestas para alcanzar el verdadero bienestar cotidiano.

Técnicas de Meditación

La práctica milenaria distingue dos maneras fundamentales de meditar, sus nombres en sánscrito son Pratyahara, que se relaciona a la percepción y a la forma en que interiorizamos lo que ocurre a nuestro alrededor; y el Dharana, que tiene que ver con hacer foco en uno mismo y desde uno mismo generar energía hacia fuera.

Pratyahara: regalarnos silencio

Nos concentraremos en lograr cinco minutos de silencio haciendo una pausa en el ritmo cotidiano mediante los siguientes pasos:

  • Ruidos externos: Prestar atención a todos los sonidos que nos rodean. Apagar o silenciar todas las fuentes sonoras que podamos.
  • Ruidos internos: intentamos focalizar aquellos pensamientos vagos, que como frases sueltas e inconexas se repiten en nuestra mente. La idea no es reprimir estos pensamientos, sino observarlos. A medida que los observamos, se irán disolviendo por sí solos.
  • Volver la atención a los sonidos externos, esta vez, atendiendo suavemente a uno o a otro, como en una danza sutil.
  • Puede suceder que al prestar atención a un sonido, los demás se desvanezcan.
  • Percibir los sonidos más próximos, los más distantes, los diferentes planos sonoros que nos rodean.
  • Comenzar a escuchar el murmullo de la propia respiración.
  • Intentar escuchar todos los sonidos simultáneamente. Es en este estado, en que podremos percibir, en el centro de la sonoridad, a nuestro propio silencio.
  • Tratamos de mantener este estado de totalidad durante cinco minutos.

Efectos de la práctica del silencio

En primer lugar, van a sentir un plácido alivio y una armónica sensación de autoconfianza. A su vez, si practicamos este ejercicio todos los días durante dos semanas, incitaremos a nuestra mente a una mejor concentración, cuyos efectos se harán notar en diversos ámbitos de la vida diaria.




Ver mas notas sobre Estilo de vida

Otras notas que pueden interesarte:

¿Porque salen las canas?
Atuendos, bolso de mano y consejos de belleza para viajar en avión
Disfraces originales para Halloween

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (I)

No utilices este medio para hacer spam, gracias!