Home » Dietas, Estilo de vida, Nutricion » Comer despacio para mantener el peso

Comer despacio para mantener el peso

Es sabido que para bajar o mantener el peso no sirve morirse de hambre ni matarse en el gimnasio, sino que es necesario un cambio radical en nuestros hábitos alimenticios y tender hacia una vida más saludable en general. Uno de los hábitos que más fácilmente puedes modificar es la velocidad con la que comes. Enterate acá de los beneficios de tomarte tu tiempo para comer, los resultados te sorprenderán.

Comer despacio para mantener el peso

El estrés y la falta de tiempo propios de la vida moderna hace que no dediquemos el tiempo suficiente al acto de comer. Y sea que estés haciendo dieta o solamente quieras mantener tu peso, comer despacio puede ayudarte mucho, además de permitirte disfrutar más de las comidas y facilitarte la digestión.

El estudio que lo comprueba fue publicado en la revista Journal of the American Dietetic Association. Se realizó con una muestra de 30 mujeres que a la hora de comer presentaban distintos niveles de velocidad, y usaban de forma diferente los utensillos. Quienes tardaban más en el almuerzo consumieron menos alimentos, se sentían más “llenas” y habían bebido más agua.

Lo cierto es que si comemos demasiado rápido, ingerimos más alimentos hasta que el centro cerebral del apetito indica que “estamos satisfechos”. Si, en cambio, lo hacemos despacio y tomamos algo de líquido antes, nos sentiremos satisfechos habiendo ingerido muchas menos calorías y grasas. La razón principal de esto es que la sensación de saciedad no llega tan pronto ingerimos la porción adecuada para calmar el hambre, sino que recién nos sentiremos satisfechos entre 20 y 30 minutos después de comer los nutrientes necesarios. En ese lapso de media hora pueden ser numerosas las calorías de más que consumamos. Si en cambio comemos lentamente, podremos controlar mejor nuestra ingesta sin haber comido de más al advertir que estamos saciados.

Además, al comer despacio, podemos percibir mejor el sabor de la comida. Esto no sólo hará más agradable la dieta, permitiendo que disfrutemos más los alimentos, sino que también será de ayuda para sentirnos satisfechos. Masticando suficientes veces la comida también evitaremos molestias a nuestro sistema digestivo. Malestares gastrointestinales, dolor en el abdomen o sensación de pesadez muchas veces son productos de comer demasiado rápido.

Finalmente, si nos hacemos el hábito de comer lentamente, las comidas se transformarán en un momento de mayor relajación. Y recuerda que el estrés es uno de los principales enemigos para mantener la conducta en una dieta. Prueba con estos consejos y seguramente notarás la diferencia:

  • No ingerir alimentos mientras estás en la computadora o viendo televisión.
  • Dedicar por lo menos entre 30 y 40 minutos al almuerzo y a la cena.
  • Bajar el cubierto a la mesa en cada bocado.
  • Trata te masticar bien cada bocado, un promedio de 20 veces cada uno.
  • No comer parado, en el trabajo o en casas de comidas rápidas, o por lo menos limitar estas situaciones.
  • Es preferible que tomes dos vasos de agua antes de cada comida y dos después, no durante las comidas, ya que dificulta la digestión.




Ver mas notas sobre Dietas, Estilo de vida, Nutricion

Otras notas que pueden interesarte:

22 de abril: Día universal de la Tierra
La grafoterapia o cómo curarse escribiendo
Síndrome premenstrual: dieta para aliviar molestias y recuperar nutrientes

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Comer despacio para mantener el peso

No utilices este medio para hacer spam, gracias!