Home » Estilo de vida, Nutricion, Salud Integral » Comer sano aún en la oficina: viandas ricas, sencillas y nutritivas

Comer sano aún en la oficina: viandas ricas, sencillas y nutritivas

No se recomienda saltear comidas si se pretende llevar una vida saludable. Pero cuando trabajamos fuera de casa todo el día, la opción de comer afuera ajusta mucho nuestro presupuesto; los delivery –pizzerías, rotiserías- complican nuestra dieta en su mayoría con comida chatarra. Es por esto una muy buena costumbre preparar nuestras propias viandas.

Hay dos claves a tener en cuenta para idear nuestras comidas: la posibilidad de refrigeración y la forma de transporte. Si tenemos un largo viaje de ida, debemos dejar de lado alimentos que son complicados de transportar, como guisados o estofados, y también aquellos que no pueden estar sin refrigeración, como lácteos caseros o sin pasteurizar. Son muy útiles las bolsitas refrigerantes para el resto de los alimentos.

Comer sano aún en la oficina: viandas ricas, sencillas y nutritivas

Algunas comidas sencillas de preparar -y sin tantas calorías- son sándwiches de carnes magras (pollo, pavita, atún) o de cortes magros (cuadril, nalga, lomo o peceto) acompañados con tomate, verduras de hojas o rodajas de pepino o palta; porciones de tarta de zapallo y muzzarella, verduras, atún (se pueden hacer un par el fin de semana y consumirlas a lo largo de la semana o en moldes individuales); ensaladas con trocitos de pollo, pasta fría o arroz; panqueques rellenos (puede ser con atún, pollo, queso magro o tomate); entre otros. Siempre llevemos los aderezos para agregarlos en el momento de comer (lo ideal es conseguir los sobrecitos individuales de sal, aceite, limón, vinagre, mayonesa, mostaza o ketchup).

Lo que debemos evitar son carnes que no estén completamente cocidas, el huevo crudo, las salsas y las cremas; ya que son los alimentos más susceptibles a echarse a perder durante el traslado.

Por otro lado, es interesante tener a mano algún tipo de colación o tentempié, para esos momentos a media mañana o media tarde que nos da hambre pero no hay tiempo para detenernos a comer. Las mejores opciones son la barrita de cereal, una fruta que no requiera de plato o demasiado desorden para comerla, gelatina, yogur descremado o cereales (una bolsita en la cartera nunca está de más).

Imagen vía saborysalud.com.

Por María del Mar




Ver mas notas sobre Estilo de vida, Nutricion, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

Respiración y relajación para dormir bien
Las ventajas de andar en bicicleta: salud, deporte, ecología y economía
Los alimentos orgánicos, cada vez más nutritivos y saludables

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Comer sano aún en la oficina: viandas ricas, sencillas y nutritivas

No utilices este medio para hacer spam, gracias!