Home » Nutricion, Salud Integral » Indigestión, una secuela común de las fiestas

Indigestión, una secuela común de las fiestas

Es un hecho muy común que, cuando participamos de alguna fiesta -y sobre todo las de fin de año- nos dedicamos a comer en exceso. Esto tiene sus consecuencias a mediano plazo (aumento de peso) pero también tiene un efecto más inmediato y desagradable: la indigestión.

Esta sensación de malestar suele incluir acidez gástrica, una impresión de llenura, eructos, flatulencias, distensión (cuando el vientre se siente lleno y apretado) y náuseas.

Indigestión, una secuela común de las fiestas

Primero hay que aclarar que el comer demás no es la única causa del malestar abdominal, ya que también pueden contribuir otros factores como la ingesta de alimentos muy condimentados o grasosos, el consumo de alcohol en exceso o de mucha cafeína, la pancreatitis, la presencia de úlcera duodenal o cálculos biliares, la gastritis crónica, y por supuesto, el estrés emocional. No resulta nada novedoso que por lo general haya una asociación de más de dos de estas causas.

La manera más simple de evitar que las horas posteriores a las fiestas se conviertan en un calvario sería, obviamente, comer menos; pero en realidad se hace necesario tomar otros cuidados, como:

  • Comer sin apuro, dedicandole tiempo a cada bocada masticando los alimentos;
  • Beber abundante líquido para eliminar más rápidamente las toxinas;
  • No exagerar con el alcohol o bebidas carbonatadas (gaseosas)
  • No irse a la cama inmediatamente después de haber comido;
  • No discutir durante la comida;
  • Evitar los alimentos muy picantes;
  • Evitar la agitación inmediatamente después de las comidas.
  • Parar de comer antes de que el organismo muestre señales de que está saturado.

Cuando se está en presencia de un cuadro de indigestión, se puede recurrir a antiácidos de venta libre como el omeprazol o la ranitidina. Ahora bien, si los síntomas de la indigestión se prolongan por varios días, se siente un dolor estomacal intenso y repentino, hay dificultad al tragar, sudoración profusa, o dolor en el tórax, la espalda  o la mandíbula,  se recomienda consultar urgentemente con el médico.




Ver mas notas sobre Nutricion, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

Bronceado seguro y saludable
Inyecciones para modelar el cuerpo: sustancias, peligros y consecuencias
Infecciones por micoplasmas, ETS muy contagiosas

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Indigestión, una secuela común de las fiestas

No utilices este medio para hacer spam, gracias!