Home » Piel » Cuidados diarios para piel con tendencia al acné

Cuidados diarios para piel con tendencia al acné

Cuando se tiene una piel muy grasa o se está pasando por una etapa hormonal muy fuerte es común que la piel empiece a manifestar granos de todo tipo derivados de este cambio. Antes de que esto suceda, hay muchas recomendaciones a tener en cuenta para que sobretodo la piel del rostro se mantenga en su PH natural, siempre limpia y fresca, con lo que se evita la aparición del famoso sebo provocador de acné. En esta nota, proponemos una serie de consejos para tener en cuenta y evitar este futuro problema dermatológico.

acne piel

Cuidados diarios para piel con tendencia al acné

Todo tipo de grano comienza a verse cuando los poros de la piel se tapan con un tipo de grasa llamada sebo. Esta grasa no es mala, en condiciones normales lubrica la piel y el pelo, pero si se produce en exceso comienza a obstruir los poros impidiendo que la dermis se oxigene y acumulando suciedad ambiente.
El acné es una consecuencia de este exceso que se hace habitual durante la pubertad, cuando las hormonas se descontrolan, a veces en el embarazo o si la piel de uno es naturalmente muy grasosa.
Además hay que saber que muchas de las glándulas productoras de sebo se encuentran principalmente en la frente, la nariz y la barbilla, zonas identificadas como “T”, donde salen más granos.

Si la piel tiene tendencia al acné, puede controlarse su aparición con algunos cambios de hábitos que en la mayoría de los casos remiten a la higiene extrema de la zona y al uso de productos indicados para este tipo de rostros.

Consejos para prevenir los brotes de acné

  • Lavarse la cara dos veces al día (no más) con agua tibia y un jabón suave fabricado específicamente para personas con acné, con componentes naturales, glicerina o ácidos buenos para la piel. El lavado debe ser con mucha espuma y masajeando suavemente el rostro con movimientos circulares. Nunca frotar la cara porque se pueden provocar irritaciones al igual que aumentando la frecuencia de lavado.

higiene facial

  • Después de los lavados hay que hidratar la piel o colocar lociones recomendadas e indicadas por el médico dermatólogo. Algunas contienen peróxido de benzoilo, que reduce la grasa y las bacterias en la zona.
  • No tocarse ni reventarse los granos. Al reventarse un grano se empuja material infectado hacia capas más profundas de la piel, provocando más inflamación y enrojecimiento. También se provocan heridas, que pueden dejar pequeñas cicatrices permanentes.
  • Evitar todo lo posible tocarse la cara con las manos o ponerla en contacto con objetos que tienden a acumular sebo y residuos de la piel, como el teléfono o los lentes por ejemplo. Al tocarse la cara se dispersan por ella las bacterias que hacen que los poros se inflamen e irriten.
  • Para mantener las bacterias lejos de la piel, lavarse bien las manos antes de aplicarse cualquier producto en la cara, como cremas de tratamiento o maquillaje.

acne

  • Si hay acné en otra parte de cuerpo (espalda, brazos, pecho, etc.) hay que evitar llevar prendas ajustadas o con mucho poliéster, porque no permiten que la piel respire y pueden provocar más irritación. Las bufandas, vinchas, pañuelos, cintas para el pelo y gorros también tienden a acumular grasa y suciedad.
  • Desmaquillarse siempre antes de acostarse por la noche para que lo que haya quedado de base y polvos no empeore la piel.
  • Al comprar maquillaje, elegir siempre aquellos productos en cuya etiqueta o envoltorio advierta que son “no comedogénicos” o “no acnegénicos” y si el maquillaje está viejo y venció hay que desecharlo. También es importante usar bases livianas libres de aceite (“oil free”).

productos oil free

  • El pelo limpio y que no está en contacto con el rostro (flequillos) es importante ya que evita que su grasa natural y la suciedad que contiene no complique todavía más los poros de la piel.
  • Protegerse la piel del sol. Comúnmente se dice que el bronceado disimula y seca el acné, pero es solo algo temporal. El bronceado empeora el acné porque provoca lesiones en la piel que, a la larga, favorecen la aparición de arrugas e incrementan el riesgo de desarrollar enfermedades de piel.
  • Para la exposición al sol, usar siempre fotoprotectores libres de grasas.
  • En la higiene facial mejor evitar el uso de jabones exfoliantes y secantes ya que pueden irritar la piel y, en lugar de mejorar el acné, empeorarlo.
  • Seguir hábitos saludables como practicar deporte, dormir bien, evitar excesos y situaciones de estrés y nerviosismo también ayudan con el acné.
  • En hombres y adolescentes, hay que ser muy cuidadoso con el afeitado. Utilizar jabón y agua templada para ablandar bien la barba antes de rasurar.
  • La paciencia en el tratamiento es clave, el acné no desaparece de un día para otro, hay que ser constante y seguir las recomendaciones del dermatólogo para que el tratamiento sea efectivo.

Lo más importante siempre es que si uno tiene tendencia al acné o lo padece seguido es consultar con un médico dermatólogo que haga el diagnóstico e indique diversos tratamientos que ayudan a prevenir y a controlar el acné, así como sus marcas o cicatrices. El dermatólogo además puede dar muchos consejos útiles para controlar el acné y cuidar cada tipo de piel, incluso algunos aplican tratamientos en la dermis.
Hay que saber que cada tratamiento es personal e intransferible. Los casos de acné son siempre diferentes. El tratamiento del acné debe individualizarse según la tipología de la lesión, sexo y otras características del paciente.




Ver mas notas sobre Piel

Otras notas que pueden interesarte:

Cinco consejos para cuidar la piel en invierno
Piel y verano: alimentos y productos para cuidarnos del sol
Precauciones, tratamientos y cuidados de la piel durante el verano

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Comments are closed.