Home » Piel, Salud Integral » Rosácea: síntomas, causas y grados de la enfermedad

Rosácea: síntomas, causas y grados de la enfermedad

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que aparece generalmente en la cara pero puede surgir en otras partes del cuerpo, suele aparecer mayormente en mujeres de más de 30 años que tienen piel clara. Rara vez la rosácea se ve en hombres aunque cuando ellos la sufren presentan un cuadro de mayor severidad; no suele encontrarse en personas de tez oscura o trigueña.

Las lesiones que presenta la rosácea se ven generalmente en el centro del rostro, mejillas, nariz, mentón, frente y glabelas; pero en ciertas ocasiones se la ve en cuello, escote, espalda y cuero cabelludo.

Rosácea: síntomas, causas y grados de la enfermedad

 

Las personas que tienen una tendencia a padecer de rosácea reaccionan a estímulos como son los cambios de temperatura (frio-calor), sol, alcohol, café y té enrojeciéndose en estos sectores del cuerpo que les comenté anteriormente. Los especialistas han descubierto que la rosácea tiene una marcada relación con la gastritis y el Helicobacter Pylori. Otro detalle a destacar es que las personas que padece o tienen tendencia a esta enfermedad suelen enrojecerse cuando sienten vergüenza.

Si bien la rosácea no suele ser considerada una enfermedad de gravedad porque no genera problemas fisiológicos, si hay que tomarla en serio porque quienes la sufren pueden desarrollar problemas psicológicos como baja autoestima y confianza lo que influye en la relación que tienen con el entorno que les rodea.

La rosácea es una sola, pero pasa por diferentes estadios por lo cual es importante tratarla desde que se la detecta para impedir que se agrave.

Estadios de la rosácea:

Estadio I: el enrojecimiento deja de ser pasajero y permanece por horas o días, la piel se vuelve mucho más sensible y arde al entrar en contacto con cosméticos y maquillajes. Es en este momento que aparecen las telangiectasias en la nariz, pliegues pliegues nasolabiales y en las mejillas.

Estadio II: las mismas lesiones que aparecen en el estadio I se agraven y se ven acompañadas por pápulas y pústulas que aparece en los folículos pilosebáceos. Cuando éstas son grandes pueden dejar cicatrices de importancia, además los poros se ven notablemente dilatados.

Estadio III: los signos evolucionan y aparecen grandes nódulos inflamados y forúnculos que engrosan de forma irregular la piel, sobre todo en nariz y mejillas.

Como la evolución de la rosácea es lenta y progresiva, la gente suele habituarse a los cambios de su piel sin advertir lo que sucede y solo se dan cuenta de la gravedad del problema cuando comparan fotos y ven como su piel actualmente parece a la de una naranja, lo que se conoce como Rinofima.

Cuando la rosácea evoluciona al estado de un rinofima aparecen infiltraciones inflamatorias y una hipertrofia del tejido conectivo y de las glándulas sebáceas. También puede surgir rosácea en los ojos y empeorar sin que la persona se dé cuenta de lo que en verdad tiene.

La rosácea ocular causa inflamación de los párpados, iris y de las conjuntivas así como también  puede ocasionar queratitis. En estos casos es necesario un tratamiento dermatológico en combinación con uno oftalmológico.




Ver mas notas sobre Piel, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

La enfermedad mental es la que ocasiona la mayor pérdida de años de vida saludable
Cómo adelgazar esos últimos cinco kilos
Atuendos, bolso de mano y consejos de belleza para viajar en avión

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Rosácea: síntomas, causas y grados de la enfermedad

No utilices este medio para hacer spam, gracias!