Home » Literatura y novelas, Psicología » “El Segundo Sexo” de Simone de Beauvoir: “Mujer se hace, no se nace.”

“El Segundo Sexo” de Simone de Beauvoir: “Mujer se hace, no se nace.”

Escrita en 1949, la obra de la escritora y filósofa francesa continúa teniendo vigencia a la hora de analizar y comprender muchas de las problemáticas de la sociedad actual. Su obra comprende un estudio minucioso de la mujer en la historia, que abarca tanto la sexualidad femenina, como el rol de la mujer en los distintos sistemas económicos de cada época.

La premisa que estructura este ensayo -que es a la vez un tratado de psicología, antropología, biología y economía política- es que “mujer se hace, no se nace”. Esta contundente afirmación está sustentada por una fuerte base existencialista, filosofía que la escritora compartía con su amante, el filósofo Jean Paul Sartre.

“El Segundo Sexo” de Simone de Beauvoir: “Mujer se hace, no se nace.”

La afirmación existencialista tiene como principio fundamental la negación rotunda de cualquier forma de determinismo. Es decir que la existencia, la vida cotidiana, la experiencia de cada día, es la que conforma una historia, una personalidad, un carácter, una esencia. Esto implica que no puede hablarse de una esencia femenina anterior a la existencia de cada mujer.

Sin embargo, tanto el análisis histórico como la realidad misma, dan cuenta a todas luces de que en el penoso transcurso de la civilización occidental, la mujer ha sufrido un encasillamiento de funciones. Desde épocas remotas, el hombre se apropió de los espacios de poder, de modo que paulatinamente la mujer se convirtió en su esclava. Por supuesto, esta relación patológica no afecta solamente a las mujeres, sino que produce y reproduce relaciones sociales enajenantes.

La mujer deviene entonces propiedad, objeto, cosa. No posee autonomía, se confina a espacios domésticos donde su potencial creativo se ve reducido a la monótona tarea de mantener el hogar, de criar los hijos, de satisfacer la demanda del hombre. Privada de su autonomía, dependiente y sometida, la mujer misma comienza a creer que su existencia está predeterminada, que su cuerpo no le pertenece y que su mente es infructuosa.

Según la autora, el conflicto puede rastrearse ya en la época de las primeras comunidades humanas: “La peor maldición que pesa sobre la mujer, es hallarse excluida de esas expediciones guerreras; no es dando la vida, sino arriesgando la propia, como el hombre se eleva sobre el animal; por ello en la Humanidad, se acuerda la superioridad, no al sexo que engendra, sino al que mata.”

El recorrido llega hasta el estudio de sus contemporáneas, donde Beauvoir destaca que el detallista cuidado del atuendo, responde no sólo a una necesidad de ostentar una posición social, sino, y ante todo, a una necesidad de expresarse, de autoafirmarse. Y remarca, en este sentido, la diferencia con la mayoría de los hombres, que al no estar confinados al estatus de objeto, tienen medios de expresión mucho más interesantes que la ropa o el vestir.

El detenido enfoque que realiza en el capítulo dedicado al envejecimiento, a la madurez y a la menopausia de la mujer, plantea cuestiones cruciales: ¿qué ocurre con la mujer-objeto que pierde su lozanía, su juventud? Las respuestas son muchas y todas nos llevan a reflexionar acerca de los parámetros reinantes en la actualidad, sobre la caducidad o vigor de algunos mandatos, creencias y valores.

Simone de Beauvoir tenía 41 años cuando escribió “El Segundo Sexo”. La primera edición se agotó en una semana. Hoy en día, mujeres –y también hombres- de todo el mundo, leen y releen este libro, que busca profundizar y criticar una realidad tan arbitraria y desalmada como evidente, para transformarla.




Ver mas notas sobre Literatura y novelas, Psicología

Otras notas que pueden interesarte:

Hombres y mujeres percibirían la belleza de forma distinta
La rutina y la fatiga mental: ¿cómo combatirla?
The NU Proyect, el libro que muestra la belleza real de las mujeres

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en “El Segundo Sexo” de Simone de Beauvoir: “Mujer se hace, no se nace.”

No utilices este medio para hacer spam, gracias!