Home » Embarazo y Maternidad, Psicología » Niños: crisis de los tres años

Niños: crisis de los tres años

¿Tienes problemas con tu niño o niña de dos o tres años? ¿No encuentras forma para controlar sus caprichos y temores y estás preocupado? La crisis de los tres años comienza en realidad aproximadamente a los dos años y medio y se exacerba notoriamente cuando llegan a los tres años.

Si tu hijo o hija está pasando por esa etapa, no debes preocuparte ya que es algo normal, solo sobrellevarla y saber que en un tiempo pasará.

Niños: crisis de los tres años

Características de la crisis de los tres años

Los niños que están pasando por la crisis de los tres años, comienzan a ser muy curiosos, a preguntar los porqué de todo y a cuestionar las respuestas de los mayores. Sobre toodo, en esta etapa los niños se caracterizan por encapricharse constantemente, rebelarse contra la autoridad de los padres, llorar durante tiempo prolongado y muchas veces a gritar.

Algunos niños, además, deciden aislarse de sus pares y de los mayores por momentos. Pasan largos ratos enojados y se niegan a cualquier llamado.
Otra característica a esta edad es que los niños son más inquietos y muy curiosos. Sienten ganas de saber sobre muchos temas pero además, pueden tener temores ya que su imaginación está muy despierta y sobre todo por las noches, sufren miedos y a veces pesadillas.

Razones de la crisis

A partir de los dos años y medio y aun más desde los tres años (aunque esto puede variar según el desarrollo de cada chico; no se trata de etapas exactas), los niños comienzan a darse cuenta de que son seres diferentes de sus padres, es decir, que n0.o forman una unidad con sus progenitores. Es además, una etapa de un gran desarrollo intelectual y de mucha imaginación.

Es un momento para distinguirse de los otros, probar los propios límites y conocer el mundo que los rodea. Están formando su propia personalidad y descubriendo también su sexualidad.

¿Qué hacer con los niños que están pasando por esa etapa?

Más allá de los límites que cada familia desee imponer a sus hijos, es importante explicarle a los niños las cosas y no solo tratar de imponérselas. Es bueno demostrarles que los peligros están en su imaginación y no solo quedarse con ellos para evitar el miedo, porque se podría crear una dependencia perjudicial.

Por otra parte, se debe tratar con naturalidad, sin reprender ni estimular, el hecho de que estén conociendo y tocando su cuerpo.




Ver mas notas sobre Embarazo y Maternidad, Psicología

Otras notas que pueden interesarte:

Depresión posparto: entiéndete para superarla
El stress y sus manifestaciones en la mujer
Cómo eliminar estrías para el verano

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Niños: crisis de los tres años

No utilices este medio para hacer spam, gracias!