Home » Embarazo y Maternidad, Salud Integral » EPI, Enfermedad Pélvica Inflamatoria en la mujer

EPI, Enfermedad Pélvica Inflamatoria en la mujer

La Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI) es una infección en los órganos reproductores internos de la mujer. Esta afección compromete el útero, las trompas de Falopio, los ovarios y todos los tejidos que están cerca de la pelvis.

La zona se inflama e irrita, a causa de la infección presente. Las causas más habituales de EPI son el contagio de clamidia y gonorrea (infecciones de transmisión sexual), pero en muchos otros casos hay otras bacterias que también desencadenan la enfermedad, y no necesariamente son transmitidas por el contacto sexual sin preservativo.

EPI, Enfermedad Pélvica Inflamatoria en la mujer

EPI

La EPI es un problema de gran importancia ya que se trata de una de las mayores causas de infertilidad en la mujer. La Enfermedad Pélvica Inflamatoria puede generar dificultad en la fecundación, embarazos ectópicos hasta la remoción de los órganos reproductores internos.

Los factores de riesgo de la EPI

Los principales factores de riesgo para la EPI son las enfermedades de transmisión sexual, específicamente clamidia y gonorrea, pero además de ello hay otros como ser:

  • Sexo sin protección
  • Tener relaciones sexuales con varios personas
  • Tener relaciones sexuales sin protección con una persona que tiene múltiples compañeros/as sexuales

Cómo evitar la Enfermedad Pélvica Inflamatoria

Principalmente la forma de evitar esta infección es justamente teniendo sexo seguro con condones de látex o poliuretano en todo momento del acto sexual. También es necesario mermar el número de parejas sexuales.

Es importante consultar al médico ante cualquier síntoma de una infección de transmisión sexual o si existe riesgo de haber estado expuesta a una. En caso de constar una ITS es necesario que la o las parejas sexuales que hayas tenido, también reciban el mismo tratamiento, aún si no tienen síntomas.

Síntomas de la EPI

La EPI puede transcurrir durante sus inicios sin síntomas algunos, hasta que el dolor pélvico y la fiebre aparecen. Los casos más leves solo presentan un poco de dolor, mientras que los más graves tienen dolores muy intensos en la zona del abdomen inferior o la pelvis.

Las molestias se sienten  mucho más cuando se hace actividad física o se tienen relaciones sexuales.

Otros síntomas de EPI:

  • Flujo anormal
  • Sangrado vaginal s anormal o más abundante
  • Sangrado entre periodos
  • Fiebre y escalofríos
  • Nauseas y/o vómitos

Complicaciones de la Enfermedad Pélvica Inflamatoria

La EPI genera diversas complicaciones de menor a mayor gravedad, pudiendo devenir en la muerte de la mujer por septicemia.

Abscesos en las trompas de Falopio, ovarios o pelvis: esta acumulación de pus suele acontecer en los casos más graves de EPI y requieren de hospitalización para el tratamiento con antibióticos intravenosos, en caso de no disolverse, es necesaria la cirugía.

Infertilidad: después de padecer la EPI, se pueden haber formado cicatrices alrededor de los órganos de la pelvis. Este tejido anormal puede impedir que el óvulo pase por las trompas de Falopio y se deposite en el útero, lo que complica la fecundación o puede ser causa de embarazos ectópicos.

Después de un episodio de EPI, se estima que hay un 15% de de probabilidades de infertilidad; después de dos episodios el riesgo sube a un 35% y después de tres, a un 75%.

Dolor crónico de la pelvis: Además de la infertilidad, el tejido cicatricial que genera la EPI puede generar dolores y molestias debido a que los órganos pélvicos se ven distorsionados.

Embarazo ectópico: como la EPI puede bloquear parcialmente las trompas de Falopio o distorsionarlas, las probabilidades de embarazos ectópicos aumentan.

El diagnóstico de EPI

La Enfermedad Pélvica Inflamatoria no es fácil de diagnosticar ya que genera síntomas comunes a muchas afecciones. El medico debe analizar las molestias y a la vez realizar un examen pélvico, de laboratorio y ecografías

El especialista verifica si hay sensibilidad en la zona abdominal, y en el cervix, los ovarios, y las trompas de Falopio cuando hace el examen pélvico. También si hay fiebre, y flujo anormal proveniente del cervix o de la vagina.

Es necesario analizar este flujo anormal para determinar que agente es el responsable de la EPI, si clamidia, gonorrea u otra bacteria.




Ver mas notas sobre Embarazo y Maternidad, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

Suplementos contra el cansancio
Las ventajas de andar en bicicleta: salud, deporte, ecología y economía
Cómo evitar los antojos y ansiedad del síndrome pre menstrual (II)

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en EPI, Enfermedad Pélvica Inflamatoria en la mujer

No utilices este medio para hacer spam, gracias!