Home » Moda y tendencias, Psicología, Salud Integral » Las niñas modelo y el derecho a la infancia

Las niñas modelo y el derecho a la infancia

En el medioevo, el concepto de infancia no existía: si se observan las pinturas de aquél entonces, se verá que los cuerpos de los niños están plasmados con las mismas proporciones que la del adulto. Por otra parte, en el medioevo tampoco existía un sistema jurídico ni una conceptualización de los derechos humanos: serán necesarios grandes cambios en el pensamiento, promovidos por el Humanismo, para hablar de derechos y libertades individuales. Hoy, las niñas modelo ponen sobre el tapete la necesidad de replantearnos cuáles son los derechos de la infancia, y hasta qué punto la sociedad es responsable de velar por ellos.

Las niñas modelo y el derecho a la infancia

A partir de un grupo de imágenes publicadas por la revista Vogue de París, donde una niña de 10 años (Thylane Loubry) posa un ensayado gesto de mujer fatal, se inicia en el mundo el debate sobre la edad mínima que deben tener las modelos. En Norteamérica, un grupo de diseñadores pertenecientes al Concilio de Diseñadores de Moda de América (CDFA) pautó una serie de “Iniciativas de Salud” entre las cuales se establece que ninguna modelo debe tener menos de 16 años.

La familia y la sociedad

El problema en cuestión –porque nadie puede refutar con argumentos sólidos que este es un problema a resolver- se relaciona a varios factores: por un lado, la cuestión del rol de la familia, es decir, de los padres de esas niñas modelo. Por el otro, la responsabilidad que tenemos como sociedad, entendiendo por sociedad no sólo a la industria de la moda, sino, en un sentido general y amplio, a los mismos consumidores que avalamos con nuestras compras a las marcas y medios gráficos que llevan a cabo la contratación de menores.

Por supuesto, los padres de las niñas modelo pertenecen a esa misma sociedad que las transforma en objetos de consumo y les quita la posibilidad de una infancia plena. Ocurre que la familia, lejos de ver en las niñas a las víctimas del abuso infantil, consideran a la madurez precoz –llamada por los especialistas hipersexualización- un motivo de orgullo.

Basta con dar una ojeada a los Derechos del Niño de UNICEF para comprobar la gravedad del asunto:

  • Derecho a desarrollarse física, mental, espiritual, y moralmente de forma saludable, en condiciones de libertad y dignidad.
  • Derecho a ser protegido contra la explotación. El niño no debe trabajar ni ocuparse de actividades que atenten contra su desarrollo físico, mental o moral.
  • Derecho a ser protegido de situaciones que puedan fomentar la discriminación religiosa, racial o de cualquier índole.

Como vemos, la explotación infantil no sólo tiene que ver con encerrar a los niños en una fábrica durante doce, ocho, o seis horas; también incitarlos a trabajos que degraden su integridad, como es el caso de las niñas modelo, es una forma de violar sus derechos. Reflexionar acerca de lo que significa la etapa de la infancia en el ser humano es una buena manera de que superemos de una vez por todas el oscuro imaginario medieval.




Ver mas notas sobre Moda y tendencias, Psicología, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

Los beneficios de llorar: el llanto como terapia
Disimular las caderas anchas
Lumbersexuales, la nueva tendencia de hombres rústicos

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Las niñas modelo y el derecho a la infancia

No utilices este medio para hacer spam, gracias!