Home » Terapias » Terapia con aguas termales: propiedades estéticas y medicinales

Terapia con aguas termales: propiedades estéticas y medicinales

Con la llegada del invierno surgen sitios para visitar, hacer turismo y relax donde una de las atracciónes es el agua termal. Tanto en piscinas como jacuzzis, el uso de agua termal es una muy buena opción para relajarse pero también para iniciarse en terapias curativas que pueden mejorar cualquier condición del cuerpo.

Ampliamente recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las aguas termales son una verdadera fuente de energía capaz de entregar un tratamiento de salud y belleza a la vez. Porque limpian, purifican y activan la función de los poros de la piel, así como también aumentan la circulación sanguínea y la oxigenación ayudando a disolver y eliminar las toxinas del cuerpo.

Terapia con aguas termales: propiedades estéticas y medicinales

Propiedades medicinales del agua termal

  •  estimulan las defensas del organismo
  •  depuran la sangre, eliminando las toxinas y productos de desechos por la sudoración y diuresis
  •  reactivan el metabolismo
  •  reeducan el sistema termorregulador
  •  poder analgésico y calmante de dolores
  •  relajan los músculos y por su reacción revulsiva y resolutiva
  •  actúan sobre edemas, tumefacciones y procesos crónicos fibrosos
  •  son sedantes del sistema nervioso
  •  reconstituyen y tonifican
  •  modifican el terreno reumático en modo significativo
  •  ejercen acción miorrelajante, sobre las contracturas y rigidez musculares
  •  provocan una dilatación en la red vascular, con el correspondiente flujo sanguíneo, tornando al organismo resistente al frío
  •  también es muy utilizada para los productos cosméticos por su amplio espectro mineral.

Las aguas termales, son muy beneficiosas sobre reumatismos de todo tipo, afecciones del aparato respiratorio y de la piel, incluso para los enfermos de psoriasis.

Todos sus beneficios dependen de la temperatura y composición química del agua. Si es bicabornatada (buena para el aparato digestivo), si es clorurada (ideal para la piel, estética, oído, dentición, psique), sulfurada (funciona bien para el aparato locomotor), sulfatada (buena en el aparato digestivo, urinario o la piel), ferruginosa (sangre), carbónica (para el aparato digestivo y vascular) o litinica (en la piel).

Generalmente esta agua que brota desde la tierra mantiene una temperatura  que oscila entre 42º y 48º C. Existen en varios países de América Latina y pueden visitarse en hoteles con complejos termales o piscinas de uso público que las incluyan.
Cualquiera sea la afección o enfermedad al momento de entrar en este tipo de terapia, sin duda será relajante al máximo. Una buena opción para disfrutan en invierno mientras se embellece el cuerpo y el espíritu.




Ver mas notas sobre Terapias

Otras notas que pueden interesarte:

Ultrasonido para la disminución de la grasa en el contorno corporal
Ejercicios para rejuvenecer el rostro naturalmente con yoga facial:
Tratamiento con Láser LUCE para detener la caída del cabello

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Terapia con aguas termales: propiedades estéticas y medicinales

No utilices este medio para hacer spam, gracias!