Home » Belleza, Moda y tendencias » ¿Y si no le gusta mi cuerpo desnudo?

¿Y si no le gusta mi cuerpo desnudo?

Esta nota viene de anécdota, todo comienza con una conversación con mi grupo de amigas, o tal vez mucho antes, pero fue esta situación la que detono el post.

Una amiga muy querida está comenzando a salir con alguien, claro que eso la tiene entusiasmada, con adrenalina pero a la vez con algunas angustias, interrogantes y miedos. A poco de verlo comienza el desfile de ropa, también me imagino la previa frente al espejo; parte importantísima del ritual de acicalamiento y belleza. Pero, todo tiene su doble cara y como hay una inmensa confianza, ella nos planteo uno de sus miedos, uno que la mayoría de las mujeres tenemos y es: ¿Y si no le gusto desnuda? Pregunta que sobrevuela en nuestras cabecitas antes de nuestro primer encuentro intimo.

¿Y si no le gusta mi cuerpo desnudo?

cuerpos reales

Ella, como la mayoría de nosotras, es mamá, así que de a poco nos vamos escapando de los cánones de belleza. Dejamos las dietas por comidas caseras mediodía y noche; lactancia, desvelos, cansancio y mucho trabajo por el gimnasio. Aunque esto último debería estar bueno retomar como parte de nuestra actividad, parte de la vida personal que no deberíamos negarnos nunca. Ser mama no es sinónimo de ser esclava.

Claro está que le contamos que nosotras tampoco éramos chicas de calendario, ni modelos, ni teníamos cuerpo celebrity bajo la ropa. Le contamos que los hombres no siempre se fijaban en los detalles que nosotras sí, que era más importante lo que se siente, más que ser una escultura. Y en todo caso si no le gustaba se sacaba de encima a alguien que no lo valía, porque si te miden por eso es porque no hay nada dentro.

Al fin de cuentas salirse del estereotipo termina siendo un arma de selección instantánea contra tontos. Evitamos que nos tomen por objeto, podemos relajarnos y ser más allá de una forma física, para trascender en otro tipo de comunicación en otros niveles. Explorar sensaciones en vez de formas, admirar la inteligencia, los valores, la compatibilidad o la ternura en vez de un par de siliconas o un cuerpo magro.

verguenza

Claro que la belleza física y la belleza interna no se contraponen, pero estamos muy propensas a cometer excesos, a sentirnos incorrectas por el mero hecho de no encajar en los cánones insalubremente rígidos e irreales de hoy: un cuerpo atlético, cero grasas, cero celulitis, cero vellos, pechos abundantes pero híper-tonificados como también así el trasero. Inundadas y sometidas constantemente ante imágenes de pieles perfectas, lisas, acicaladas, maquilladas, photoshopeadas, lipoaspiradas, ensiliconadas, enlaseradas, depiladas, decoloradas, blanqueadas, borradas.

Y a veces me pregunto si no tendría que tomar una goma y borrarme, borrarme la celulitis, los royitos, las estrías, los pelitos, el descenso de mis pechos luego de la lactancia, las líneas de la vida en mi rostro, las marcas de algún granito… y desaparecer! con el fin de ser una doncella aporcelanada. No, no! No! Por mi parte así me quedaré, siempre cuidando mi salud y comodidad pero no más que eso… los intereses y expectativas estéticas de los demás no las haré mías. Las modas, los intereses de los mercados y la publicidad no serán un monstruo bajo mi ropa. Bajo mi ropa solo está la promesa de placer.

recortada

En fin, nadie nos amará realmente ni incondicionalmente por la perfección estética… Así me lo demostraron mis hijas, y quien fue mamá sabrá de qué hablo, del amor incondicional más allá de estereotipos ridículos. A no tener miedo entonces de tu cuerpo, porque quien lo juzgue por su forma no vale ni la pena ni las alegrías.




Ver mas notas sobre Belleza, Moda y tendencias

Otras notas que pueden interesarte:

Adelgazar con maquillaje
Los beneficios del té rojo
Uñas de porcelana: tratamientos y productos

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en ¿Y si no le gusta mi cuerpo desnudo?

No utilices este medio para hacer spam, gracias!