Home » Cabello, Embarazo y Maternidad » Cuidado del pelo y las uñas durante el embarazo y lactancia

Cuidado del pelo y las uñas durante el embarazo y lactancia

Los cambios hormonales de la gestación repercuten en el aspecto y calidad del pelo, uñas y piel. Las futuras mamás siguen siendo mujeres interesadas en verse bien, por ello es importante aprender a cuidarse de manera diferente en esta etapa.

Es que si al cuerpo que cambia en el embarazo y puerperio le sumamos una cabellera deslucida, uñas débiles y una piel a veces seca, a veces oleosa, la autoestima no está en su mejor momento.

Cuidado del pelo y las uñas durante el embarazo y lactancia

Por eso, hay que entender estos cambios – normales, por otra parte – para sobrellevarlos mejor, y contrarrestarlos en la medida de lo posible, observando el cuidado del pelo en el embarazo.

En cuanto al pelo, las fluctuaciones hormonales pueden hacer en algunos casos que crezca más rápido, abundante y con más volumen. Pero luego del parto, o al interrumpir la lactancia se cae en cantidad, lo que se conoce como efluvio telógeno posparto. Puede prolongarse hasta por seis meses.

Las uñas en el embarazo, en la mayoría de las mujeres, se debilitan y se vuelven quebradizas. Siempre tengamos en cuenta que no todas experimentan los mismos cambios: incluso la experiencia puede variar entre un embarazo y otro. Conviene llevar las uñas cortas, evitando el uso de esmaltes y quitaesmaltes con acetona para no exponerse a tóxicos, perjudiciales para el bebé.

El pelo se debe cuidar como de costumbre, aplicando mascarillas en la fase de caída para tratar de mantenerlo sano, evitando el exceso de secadores y planchas para no potenciar la pérdida capilar.

De igual forma, hay que peinarlo con suavidad evitando recogidos tirantes, aunque el pelo se caerá de todas formas. Lo bueno es que – afortunadamente – todo el proceso se revertirá por sí solo.

Si la caída es muy brusca, se puede consultar a un dermatólogo y recurrir a aminoácidos azufrados, por vía oral, o un masaje capilar, para suavizar este efecto.

La coloración capilar está por completo desaconsejada en el primer trimestre: no realices un cambio de color severo si pensás quedar embarazada, porque no podrás retocar las raíces durante un buen tiempo. Incluso, algunos obstetras la desalientan durante todo el embarazo, al igual que cualquier tratamiento capilar con químicos, la tintura en el embarazo no es nada recomendable.

En la etapa del posparto, no es el mejor momento para realizar una tintura, planchado permanente u otros, ya que la fibra estará más debilitada. Una vez más, lo mejor es esperar un tiempo.

Por último, como todo lo relacionado a la belleza en cualquier momento de la vida, una dieta saludable que contenga todos los nutrientes será siempre la mejor estrategia para que estos cambios de los que hablamos sean más sutiles.

Asegurate que no falte en tus comidas frutas y verduras en buena cantidad, y particularmente vitamina A – presente en leche, queso, zanahoria, mango, jugo de tomate, entre otros – Finalmente, no dejes de tomar agua suficiente.

Vía: guiainfantil.com




Ver mas notas sobre Cabello, Embarazo y Maternidad

Otras notas que pueden interesarte:

Tratamiento de encerado para el cabello dañado
Consejos para mujeres con implantes PIP en etapa de lactancia
Tratamientos de belleza para embarazadas

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Cuidado del pelo y las uñas durante el embarazo y lactancia

No utilices este medio para hacer spam, gracias!