Home » Estilo de vida, Psicología, Terapias » La grafoterapia o cómo curarse escribiendo

La grafoterapia o cómo curarse escribiendo

Nuestra letra, nuestra caligrafía, el modo en que plasmamos las palabras, redactamos una carta, firmamos, o hacemos un garabato al azar mientras pensamos en otra cosa, son para el grafólogo la materia prima del análisis.

En la grafología se le llama rasgos escriturales a la forma en que trazamos las letras y líneas cuando escribimos; y así como a partir de estos rasgos puede leerse el carácter, la personalidad y las emociones de una persona, así también es posible, mediante una serie de ejercicios, modificar, curar, apuntalar y mejorar los aspectos negativos de la conducta.

La grafoterapia o cómo curarse escribiendo

Un análisis grafológico, además, sitúa al analizado en el tiempo y el espacio, es decir, da la pauta de cómo esa persona convive con una situación determinada, un trance, un episodio desagradable, un período de expectativa, etc.

¿Qué es escribir para la grafología?

Cuando aprendemos a escribir se nos proporciona un modelo caligráfico. Con el tiempo y la experiencia, nos apropiamos de ese modelo original y le imprimimos nuestro sello. Esa letra que nos caracteriza, que nos distingue y en la cual nos reconocemos, es el resultado de un proceso inconciente donde se reflejan todos nuestros rasgos personales.

Grafopatología

La grafología detecta los síntomas que hablan de una posible patología. Será el estudio de varios escritos, realizados por la persona en diversos momentos y estados de ánimo, lo que irá ratificando una u otra hipótesis. A su vez, el seguimiento de los escritos en el tiempo da cuenta al grafólogo del devenir de la sintomatología en cuestión. La Grafopatología es adecuada para:

  • Analizar trastornos en la conducta.
  • Develar alteraciones psicológicas emocionales, puntuales o esporádicas.
  • Dar cuenta de la evolución física y psíquica en el transcurso de un padecimiento.
  • Colaborar en la resolución de casos forenses y judiciales analizando a los sospechosos.
  • Detección de los primeros síntomas de ciertas afecciones psicológicas.
  • Diferenciar etapas y evolución de un tratamiento.

Escribir para estar bien

La grafología puede trabajar sola o en conjunto con profesionales de la psicología y la salud. Una vez detectado el problema en el paciente, se establecen una serie de pautas que actuarán de manera terapéutica sobre la conducta, el ánimo y las emociones. La grafoterapia resulta absolutamente natural y eficazmente positiva para gran cantidad de trastornos.

La terapia consiste en una serie de ejercicios que deben hacerse cotidianamente. Los resultados de la grafoterapia no demoran en hacerse presentes, notando el paciente cómo aquellas cosas de su personalidad que entorpecían su bienestar comienzan a desvanecerse. Los ejercicios se pautan luego de una serie de entrevistas; el grafólogo no sólo debe focalizar el conflicto de la persona, sino también mantener un seguimiento a lo largo de todo el tratamiento.

Los más frecuentes problemas que se solucionan con la grafoterapia son:

  • Disgrafía y dislexia
  • Inestabilidad y estrés
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Problemas de autoestima

Fuente: AG Grafología




Ver mas notas sobre Estilo de vida, Psicología, Terapias

Otras notas que pueden interesarte:

Los beneficios de Pilates
Ataques de pánico
5 Trucos de belleza infalibles para ligar

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en La grafoterapia o cómo curarse escribiendo

No utilices este medio para hacer spam, gracias!