Home » Estilo de vida » Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (III). Mandalas

Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (III). Mandalas

La búsqueda del bienestar supone muchos caminos posibles, sin embargo, los sabios aseguran que sólo un verdadero autoconocimiento puede encauzar a las personas hacia la armonía y la estabilidad. En India, la autorreflexión recibe el nombre de Dharana. Una manera de iniciar este proceso es mediante los Mandalas, ya sea observándolos, pintándolos, o dibujando una de estas formas circulares. ¿Qué es un Mandala y quiénes pueden acercarse a esta técnica meditativa?

El Mandala recibe el nombre de círculo mágico. Su forma circular representa la perfección, lo acabado de la naturaleza, y sus dibujos, la simetría. La utilización de estas formas en la meditación tiene orígenes muy antiguos, ya que en India se lo ha concebido como ilustración de la verdad y símbolo de unión con el todo.

Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (III). Mandalas

Los Mandalas en la Psicología

De esta manera, dibujar un Mandala, o pintarlo, puede ser una vía de acceso al propio centro individual. Muchas terapias, incluyendo terapias psicológicas, invitan a sus pacientes a pintar un Mandala. Se considera que esta tarea induce al equilibrio emocional, ya que las formas geométricas están dispuestas de modo tal, que la persona logra establecer un contacto íntimo con su propio ser, con sus propias carencias y motivaciones.

Uno de los primeros psicólogos que realizó sesiones con Mandalas fue C.G. Jung. Para él, las formas concéntricas y geométricas representan el arquetipo de la subconciencia. Jung afirmaba que por medio de esta técnica, el paciente puede acceder a planos profundos de su personalidad, logrando descifrar temores y angustias ocultos bajo apariencias ilusorias.

Los Mandalas y la Meditación

Estos dibujos están compuestos de las formas geométricas básicas, las cuales no son sino la base de todas las formas complejas. Así, se entienden como microcosmos, o reflejos del todo, disponiéndose en niveles que se corresponden con los diversos aspectos de la realidad. En India, muchos de los templos budistas de meditación han sido diseñados en base a la arquitectura del Mandala.

Esta arquitectura respeta la idea de un centro hacia donde convergen, o que se rodea, de expansiones concéntricas. La Meditación con Mandalas busca entonces la armonía del centro, de la esencia individual en avenencia con el cosmos. Estas figuras suponen, a su vez, un recorrido experimental. Al principio, hay que comenzar pintando Mandalas sencillos. Sin embargo, no hay límites de edad ni restricciones de creencias a la hora de hacerlo, por lo que sólo es cuestión de elegir un dibujo y comenzar.

Cómo pintar un Mandala

Antes de elegir un dibujo conviene disponer un clima propicio para pasar un rato sin interrupciones, y proveerse de un espacio de trabajo con lápices de colores, témperas o crayones. Respirando armoniosamente, se pasa a la contemplación de la variedad de Mandalas, hasta dar con uno que sea más afín al estado de ánimo del momento. Una de las técnicas posibles es comenzar desde el centro y continuar hacia fuera, o viceversa.

Cada forma y color tiene asignado un significado, es decir, están asociados con un aspecto de la naturaleza profunda del ser. Por ello, la selección de los colores, y la aplicación a cada figura, dará cuenta de una sensación interna, será expresión de una necesidad o de un deseo. Algunos ejemplos de los significados son:

  • El círculo: la totalidad, lo verdadero de uno mismo.
  • La estrella: la liberación.
  • El corazón: el amor, la dicha.
  • El cuadrado: la sensatez.
  • El laberinto: la indagación espiritual.
  • El espiral: la renovación.

Así, de acuerdo a la combinación entre forma y color, los mandalas hablarán de distintos aspectos de uno mismo. Los colores expresan:

  • Blanco: armonía.
  • Negro: incógnita, desasosiego, cambios profundos.
  • Rojo: intensidad, amor, sexualidad.
  • Verde: equilibrio.
  • Azul: plenitud.
  • Amarillo: despreocupación saludable.

Una vez que se considera que el dibujo está acabado, se lo puede contemplar unos minutos, dejando que las figuras transmitan sus sensaciones. Invitamos a quienes quieran probar esta técnica a visitar el siguiente enlace y descargar e imprimir algunos Mandalas para principiantes.

Mandalas para pintar




Ver mas notas sobre Estilo de vida

Otras notas que pueden interesarte:

Día internacional de la Mujer
Cómo es y de qué consta una dieta mediterranea: sus beneficios y bondades
Chakradance para conectarse con el cuerpo y el espíritu

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Meditación: ejercicios para el bienestar cotidiano (III). Mandalas

No utilices este medio para hacer spam, gracias!