Home » Estilo de vida, Piel, Salud Integral » Vas a tatuarte: ¿qué debes tener en cuenta?

Vas a tatuarte: ¿qué debes tener en cuenta?

Solían ser marcas de presos o de mafiosos, rituales de paso de etapas de la vida, señas de identificación personal o de profesión, indicio de magia o formas de curación; pero hoy los tatuajes no son tan exclusivos en sus motivaciones ni en sus acreedores. Cada vez es más común ver en la calle personas tatuadas, y existen estudios que indican que para el año 2020, el 70% de la población mundial tendrá algún dibujo inmortalizado en su piel.

Elegimos tatuarnos por distintas razones y con diferentes objetivos. Podemos hacerlo como señal de un duelo personal, para señalar nuestro fanatismo por algo, para explicitar un sentimiento, como muestra de rebeldía, porque lo consideramos arte vivo o simplemente, porque nos gusta un dibujo y queremos lucirlo. Quizás nuestro tatuaje esté pensado para estar a la vista del público, o es un detalle privado. Como sea, de lo primero que tenemos que concientizarnos es de que siempre va a estar allí. Si bien existen técnicas para deshacernos de ellos, son dolorosas, costosas y nunca 100% efectivas. Así que lo primero que tenemos que considerar es la magnitud de la decisión de introducir un dibujo en el cuerpo, que va a alterarlo de por vida.

Vas a tatuarte: ¿qué debes tener en cuenta?

TatuajeYa estamos decididos. Tenemos que pensar en tres momentos: antes, durante y después.

o    Antes, debemos asegurarnos de estar al día en nuestro calendario de vacunación, para prevenir cualquier enfermedad que podríamos contraer en caso de una mala higiene. Para evitar esto, también es importante buscar un tatuador profesional y conocerlo antes del día en que vamos a tatuarnos. No hay que tener miedo a preguntar: necesitamos saber si utiliza materiales descartables y herramientas esterilizadas, en caso contrario podríamos contraer alguna enfermedad infecciosa, como las hepatitis B y C. No en todos los países existe legislación acerca de las medidas de higiene necesarias, pero los tatuadores profesionales las respetan, así que de ser posible debemos tatuarnos en estudios establecidos.

o    Durante el tatuaje prestemos atención a que el artista tatuador desinfecte nuestra piel y use guantes. Además debe abrir el equipo esterilizado y los materiales descartables frente a nuestros ojos y desecharlo al terminar o, como es costumbre en algunos estudios, regalarnos la aguja que utilizó en nuestro tatuaje. Tengamos en mente que duele (aunque no es insoportable) y suele sangrar.

o    Una vez que el tatuaje está listo, dependerá del cuidado que le demos cómo quedará. Así que en primer lugar, no nos asustemos por la hinchazón. Las primeras 24 horas debe permanecer vendado y en lo posible, nada debe tocarlo. Luego se formarán cascaritas que conviene no rascar. Debemos lavarlo con un jabón bactericida, secarlo sin frotar (apoyando la toalla) y aplicar alguna crema cicatrizante (los tatuadores suelen recomendarnos la mejor). No debe aplicársele vaselina, como muchos recomiendan, sino algún ungüento antibiótico. Tampoco debemos exponerlo al sol. La piel tatuada es más sensible a los rayos solares, así que deberemos utilizar protector solar aún después de curado el dibujo.

Eso es todo. Los tatuajes ya no son un elemento marginal ni condenable: sólo debemos respetar su proceso en la medida en que es una alteración del cuerpo. Pasados los seis meses, ya podremos donar sangre si lo deseamos y tampoco estar tatuado es barrera a la hora de donar los órganos.

Para saber más sobre tatuajes:

Por María del Mar




Ver mas notas sobre Estilo de vida, Piel, Salud Integral

Otras notas que pueden interesarte:

Plan de actividad física para llegar como quieres al verano
Copa menstrual: novedoso método para mantener tu higiene
Línea Naturaloe: productos basados en Alóe Vera

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

Deja tu comentario en Vas a tatuarte: ¿qué debes tener en cuenta?

No utilices este medio para hacer spam, gracias!