Home » Psicología, Salud Integral, Violencia de Genero » Mutilación genital femenina, aberración contra la mujer

Mutilación genital femenina, aberración contra la mujer

La mutilación genital femenina (MGF) es una terrible aberración contra la dignidad de la mujer, y contra el género mismo. Se trata de la ablación parcial o total de los genitales externos, como así también su alteración por motivos culturales, o razones que mucho distan de tener índole medica.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay 4 tipos de mutilaciones genitales, las cuales se definen en tipo 1, 2, 3 y 4. La mutilación tipo 1 es la cual elimina el clítoris y/o el prepucio de la vagina; la tipo 2 remueve total o parcialmente el clítoris, los labios menores y hay o no una resección de los labios mayores.

Mutilación genital femenina, aberración contra la mujer

El tercer tipo de mutilación es en el cual se cortan y cosen los labios menores y/o mayores generando una estreches en el orificio vaginal, con o sin eliminación del clítoris. Este tipo de ablación también se la conoce como infibulación.

El cuarto tipo de mutilación es el que comprende muchas prácticas contra la anatomía genital femenina, como ser:

  • Cauterización que quema el clítoris y los tejidos circundantes
  • Raspado del orificio vaginal
  • Cortes en la vagina
  • Introducción de sustancias corrosivas y hierbas con el fin de generar sangrado y reducción de la cavidad vaginal

Según la OMS el tipo de mutilación que se efectúe depende de la zona geográfica, pero el que más abunda es el del tipo 1, y  en la mayoría de los casos solo se deja un pequeño orificio para que pase la orina y la menstruación.

Paralelamente a las culturas que realizan la mutilación genital, hay otras que se han adaptado y llevan a cabo la ceremonia pero sin cortar los genitales. Hacen cortes simbólicos sosteniendo el cuchillo sobre los genitales, pueden punzar el clítoris y cortar un poco de vello púbico y dejar una cicatriz en la zona genital o en la parte superior del muslo.

Dependiendo de la tradición, la mutilación genital se hace a las niñas prepuberales y adolescentes, y rara vez a las mujeres maduras. La práctica es llevada a cabo por “expertas” en esta práctica, dentro del hogar o mediante un  rito en la misma comunidad, a varias mujeres a la vez y compartiendo los instrumentos sin esterilizarlos entre un procedimiento y otro.

La MGF se realiza con diversos elementos como cuchillos especiales para este fin, como así también cuchillas de afeitar, trozos de vidrio, piedras afilada, cortaúñas, tapas de aluminio como cualquier utensilio con filo. Los cortes se hacen sin anestesia, y la niña es sujetada de las piernas y brazos por otras mujeres, la herida es higienizada con alcohol, zumo de limón, cenizas, mesclas de hierbas, aceite de coco, o excrementos de animales.

Consecuencias de la mutilación genital

Las mujeres que han sido mutiladas tienen incontables consecuencias a nivel psicológico y físico, lo que les impide llevar una vida plena y una sexualidad sana.

Incontinencia urinaria, infertilidad, dolores crónicos, infecciones, quistes, disfunciones sexuales, fuertes sangrados menstruales, daño renal, dificultades para parir, propensión a la hepatitis y a otras enfermedades de la sangre, cicatrices extensas y transmisión del VIH/SIDA, son algunas de las secuelas que acarrea esta práctica, las cuales se acrecientan cuando se las combina con la discapacidad psicológica y social que también implica.

Esto sin contar las altas tasas de mortalidad por las hemorragias e infecciones que preceden a la circuncisión, la septicemia, el tétanos, y el intenso estado de terror, ansiedad, humillación y traición que experimentan desde que son mutiladas hasta el resto de sus vidas.

En verdad resulta difícil de creer que en los tiempos que corren esta metodología siga en marcha y haya gente que la practique, pero hoy día miles de mujeres se encuentran en peligro y otras tantas han sido mutiladas, sobre todo en diversos países de África, medio oriente, comunidades autóctonas de Asia, y el Pacífico, Norte América, América Latina y Europa.

Pues bien, las razones por las cuales los practicantes de esta aberración para contra la mujer la llevan a cabo son tan espantosas como la acción en sí. Estos motivos, arcaicos y sin sentido resultan variados, como ser:

Plantean que la mutilación asegura la virginidad antes del matrimonio y a su vez piensan que también evita la infidelidad de la mujer. Otra de las razones por la cual se realiza esta mutilación es para aumentar el placer masculino al estrechar la abertura vaginal.

Erróneamente también creen que al extirpar parte de los genitales externos de la mujer la fertilidad se ve aumentada, cosa que es totalmente infundada.

Otras de las creencias que avalan la práctica es el hecho de asegurar el futuro económico y social de las hijas, evitar que el clítoris crezca como el pene, los genitales de la mujer se consideran sucios por eso no tienen que verse, la mutilación mantiene limpia a la mujer, entre otras cosas.

Muchas culturas reducen o eliminan el clítoris porque consideran que la mujer no tiene que gozar durante el sexo y de este modo consiguen reducir su apetito sexual. Otras la realizan porque es un ritual de la iniciación de las jóvenes a la vida adulta y porque consideran la mutilación como un mandato religioso.

Los hombres en general no toman participación de esta práctica, ninguno de ellos se vincularía en matrimonio con una mujer que no haya sido circuncidada.




Ver mas notas sobre Psicología, Salud Integral, Violencia de Genero

Otras notas que pueden interesarte:

Bronceado seguro y saludable
Criolipolisis, elimina grasa localizada con frío
Haloterapia: beneficios y aplicaciones de tratamiento a base de sal

Suscríbete gratis

Ingresa tu email y recibe nuestras notas por correo electrónico


Busca en nuestro sitio

Comparte

1 Comentario»

Deja tu comentario en Mutilación genital femenina, aberración contra la mujer

No utilices este medio para hacer spam, gracias!