Home

venas


Terapias, Tratamientos de Belleza »

[1 Mar 2009 | Por | 10 Comentarios]

El término médico para arañitas es telangiectasias, lo que no es lo mismo que las venas varicosas. Muchas personas tienden a confundir los términos aunque hay bastante diferencia. Las arañitas entrañan menos riesgos para la salud de las personas que las venas varicosas. Las varices pueden dar lugar a muchos más peligros debido al mayor calibre y caudal de sangre que transportan las venas varicosas, uno de los inconvenientes es la formación de trombos.
Una buena opción de tratamiento para eliminarlas es el laser. En el uso del láser, la luz envía energía que es absorbida por los vasos sanguíneos que están deteriorados. Las venitas se cierran con éxito generalmente en la primera sesión de tratamiento. La eliminación de arañitas con laser es segura y efectiva para todos los tipos y tonos de piel.

Salud Integral, Terapias, Tratamientos de Belleza »

[18 Oct 2008 | Por | 18 Comentarios]
Presoterapia: para el drenaje linfático

La presoterapia es un tratamiento que se realiza para el drenaje linfático. Se hace con botas neunmaticas, las cuales van incrementando el volumen de aire y su posterior vaciamiento en su interior realizando un masaje y drenaje desde los pies hasta el abdomen.
Está indicado para tratar diferentes tipos de sintomas como celulitis, la retención de liquidos, la obesidad y para palear los sintomas de las varices.

Salud Integral, Terapias »

[31 Ago 2008 | Por | 1 Comentario]
Tratamiento y Prevencion de Varices

Las várices afectan mayoritariamente al sexo femenino. Esto se debe a razones genéticas y hormonales.
En cuanto a lo primero: hay personas que por razones constitucionales, por lo general transmitidas por herencia, tienen predisposición o facilidad para generar várices. A este factor constitucional se lo denomina comúnmente “terreno varicoso”.

En cuanto a lo segundo: las hormonas que produce el ovario relajan las fibras musculares existentes en la pared venosa, favoreciendo así a la aparición de várices.

El embarazo también contribuye para que aparezcan várices por la presencia de un útero aumentado varias veces de tamaño que comprime las venas de la pelvis pero, fundamentalmente, por las hormonas que produce la placenta.